Sao Paulo. El Consorcio Planalto, integrado por empresas brasileñas, se adjudicó este miércoles la subasta para la concesión por 30 años de la carretera BR-050, una importante vía que comunica los estados de Minas Gerais y Goiás y en la que invertirá unos US$1.300 millones, informaron fuentes oficiales.

El grupo ganador está formado por las empresas Senpar, Construtora Estrutural, Construtora Kamilos, Ellenco Construções, Engenharia e Comércio Bandeirantes, Greca Distribuidora de Asfaltos, Maqterra Transportes e Terraplenagem, TCL Tecnologia e Construções y Vale do Rio Novo Engenharia e Construções.

El consorcio se adjudicó la subasta, realizada en la bolsa de Sao Paulo, al presentar la propuesta de peaje más baja, de 0,04534 reales por kilómetro (unos US$0,02015 por kilómetro), valor que es 42,38% más barato que el límite que había puesto el gobierno.

En virtud del contrato de concesión, el Consorcio Planalto invertirá 3.000 millones de reales (US$1.300 millones) para la reforma y mantenimiento de la carretera, de 436,6 kilómetros.

En la subasta participaron ocho consorcios, entre ellos uno liderado por Arteris, una subsidiaria del grupo español Abertis, líder en concesiones de Brasil.

El ministro de Transportes, César Borges, afirmó que esta licitación sería decisiva para decidir el futuro de las subastas de otras ocho importantes carreteras que el gobierno pretende licitar este año, puesto que no hubo interesados en otra licitación que se pretendía realizar este miércoles, la de la carretera BR-262.