Viena, EFE. El mundo consumirá el próximo año 90,68 millones de barriles diarios (mbd) de crudo, un 1,2% más que en 2013, lo que supone el mayor aumento de la demanda desde 2010, según las previsiones hechas públicas hoy por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

En su nuevo informe sobre la situación del mercado petrolero, la OPEP destaca que este aumento en el consumo de crudo vendrá empujado principalmente por los países en vías de desarrollo, mientras que en los países más ricos sigue bajando la demanda.

La nota señala que gran parte de este aumento de la demanda se deberá al creciente consumo de gasóleo y diesel en los sectores de la industria y el transporte de las naciones en vías de desarrollo.

Con todo, el informe del grupo petrolero advierte de que las cifras de uso del petróleo están sometidas a "incertidumbres" y dependerán del "ritmo de recuperación del crecimiento económico en Estados Unidos, la zona euro y China.

Así, los expertos de la OPEP estiman que la demanda se podría ver limitada por "la aplicación de nuevas políticas dirigidas hacia la eficacia energética en el transporte, el desarrollo de los subsidios en países de Extremo Oriente y otros lugares, condiciones climáticas globales y la reconexión de centrales nucleares en Japón".

Por regiones, Asia, y especialmente China, lideran el consumo de "oro negro".

La OPEP prevé que el país comunista consuma en 2014 una media de 10,4 mbd, un 3,3% más que en 2013 y apenas un 20% menos que todos los países ricos de Europa juntos.

Los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que agrupa a las naciones más industrializadas, consumirá por el contrario un 0,47% menos.

Los países europeos de este grupo verán como el consumo cae en un 1,3%, un descenso que la OPEP destaca se debe a "la continua recesión económica en partes de la región".

Pese a que el ritmo de recuperación económica en el mundo rico es una de esas incertidumbres que pueden afectar a la demanda, la OPEP matiza que el ritmo de la caída del consumo en estos países se está ralentizando (desde una caída del 0,84% entre 2012 y 2013 a la previsión actual de 0,47% entre este año y el siguiente).

Así, la nota recuerda que para 2014 se espera una recuperación económica en los países industrializados que hará que el crecimiento de la economía global sea del 3,5%.

En Latinoamérica, que quemará un 3,6% más de crudo que en 2013, la OPEP destaca los casos de Brasil, que supone casi la mitad del consumo en toda la región, y Argentina (11%) como los países que más impulsan el consumo de crudo.

Respecto a 2013, la OPEP deja prácticamente inalterada sus previsiones de consumo en 89,64 millones de barriles al día.

En cuanto al suministro, los doce socios de la OPEP perderán en 2014 una mínima parte del pastel, unos 300.000 barriles diarios, al quedar la demanda de sus productos en 29,6 millones de barriles al día, lo que supone el 32% del consumo mundial previsto para ese año.

Según los datos del informe, la producción conjunta del grupo petrolero fue de 30,38 mbd en junio, ligeramente por debajo de la media de mayo y dentro del techo máximo de producción acordado por la OPEP.