La suerte de la producción y venta de bebidas está fuertemente ligada a la evolución de la actividad local. Eso significa que cuando la economía anda bien y los uruguayos ven crecer su ingreso, son más proclives a adquirir bebidas –ya sea gaseosas, cervezas, o aguas embotelladas–, y cuando las cosas van mal, suele ser uno de los gastos que las familias tienden a recortar o a suprimir para no forzar al bolsillo.

Es por eso que la acumulación de diez años consecutivos de crecimiento económico no han hecho más que favorecer la expansión de un sector clave en la producción local.

En la última década el consumo de gaseosas, cervezas, y aguas embotelladas creció 136,4% hasta los 681,2 millones de litros, de acuerdo a los datos procesados por El Observador en base a la información declarada por los fabricantes e importadores a la Dirección General Impositiva (DGI). Eso significa que el año pasado cada uruguayo consumió en promedio 201 litros de bebidas embotelladas si solo se consideran las tres mayores categorías.

Pero si además se añade al vino, que perdió peso en la consideración de los uruguayos, la demanda de bebidas prácticamente se duplicó desde 2002 (+98%).

El segmento más demandado y con considerable luz sobre el resto, es el de bebidas cola y otros refrecos. Solo el año pasado se consumieron 325 millones de litros de gaseosas lo que representó un crecimiento de 9,5% respecto al año anterior.

En la última década la expansión del sector fue explosiva. El consumo de refrescos más que se triplicó en los últimos diez años (creció 231,7% desde 2002), según la información analizada por El Observador.

En 2002, año de la crisis económica, la venta de esas bebidas había caído 28,5%. A partir de allí comenzó la recuperación con un crecimiento que llegó a ser de 27,5% en 2004, para luego desacelerarse y estabilizarse a entre 13% y 14% interanual entre 2006 y 2008.

En 2009, cuando los efectos de la crisis financiera internacional se hicieron sentir en Uruguay, la demanda de gaseosas cayó 2,4%, pero se recuperó con fuerza el año siguiente (+30,6%).

El caso de las aguas minerales y las sodas es similar, aunque su expansión fue más modesta.Entre 2002 y 2012 el mercado para las aguas embotelladas aumentó 77%.

El último año, se consumieron en Uruguay 249,5 millones de litros de aguas, un incremento de 19,1% frente a 2011.

Cerveceros. Entre las bebidas alcohólicas, la cerveza desplazó hace varios años al vino como el preferido de los uruguayos. El año pasado se comercializaron 106,7 millones de litros del fermento con un crecimiento interanual de 4%, mientras que se vendieron 64,3 millones de litros de vino a nivel nacional y se importaron otros 3,2 millones, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi).

De esta forma, la venta de cervezas acumula un crecimiento 111% en la última década, mientras que en el mismo período, el consumo de vino cayó cerca de 25% a nivel local.

Como particularidad, el mercado cervecero cuenta con un operador prácticamente monopólico como es el caso de Fábricas Nacionales de Cervezas (FNC), que es productor casi exclusivo y también el mayor importador.

En los últimos años, además, se ha notado un incremento sostenido de la participación de las cervezas importadas sobre el total consumido a nivel local. El producto importado, que en 2002 significaba algo más de 2%, escaló hasta 7,4% el último año, de acuerdo a los datos declarados a DGI.De hecho, el motor de crecimiento del consumo de cervezas a nivel local ha sido en gran medida el producto proveniente del exterior.

En 2012 el crecimiento en ese segmento fue de 47%, frente al 2% que se expandió la venta de la producción doméstica.

Trimestre.Por otra parte, el comportamiento de la venta de los tres segmentos de bebidas más significativos en el trimestre de mayor consumo –que va de diciembre de 2012 a febrero de 2013– fue expansivo. Los refrescos aumentaron sus ventas 9,4% hasta los 98,2 millones de litros. Las aguas, en tanto, registraron un aumento mayor, de 16,9%, respecto a igual período anterior.Las cervezas, en tanto, vieron expandir su mercado 5,1% hasta los 38,5 millones de litros comercializados entre diciembre y febrero.