Eleconomista.com.mx. En el 2014, las negociaciones de contratos colectivos de trabajo y revisiones salariales serán complicadas, ya que el incremento directo al sueldo que otorguen los patrones se verá disminuido ante el costo que representará la nómina en lo que se refiere a las prestaciones laborales, coincidieron dirigentes sindicales y empleadores.

Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico Napoleón Gómez Sada (SNMMNGS), comentó que el sector de la minería ha presentado cambios importantes que dificultarán las revisiones en el tema de prestaciones y salario, pues habrá un impacto directo para las empresas en sus utilidades “lo que puede afectar el ingreso de los trabajadores mineros”.

Con la reforma fiscal, las empresas mineras deben pagar 7,5% sobre sus utilidades, además de 50 centavos por tonelada de producción de minería.

El panorama no es nada alentador: “La industria de la minería está experimentado caída en los precios de los metales, por ejemplo, en plata y oro la disminución es de 30%, mientras que las minas de zinc tiene poco margen de ganancia; estamos preocupados por lo que se viene, será un arranque de año complicado”, sostuvo el dirigente.

A pesar de ello, el sindicato de mineros que encabeza Pavón Campos estableció el porcentaje con el que arrancará sus revisiones en el 2014 con la empresa Peñoles en Naica, Chihuahua; donde demandarán 15% de incremento directo al salario y cuya petición ya se encuentra en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

Por otra parte, Patricio Flores, secretario general del Sindicato Industrial de Trabajadores y Artistas de Televisión y Radio (SITATYR), informó que este sector ya instaló su mesa de negociación para que en el arranque de 2014 se establezca el incremento salarial, cuya demanda es de 10% directo al salario.

Además pidieron mejorar las prestaciones como son: aguinaldo, canasta básica y permiso para padres de familia cuando nazcan sus hijos.

El emplazamiento a huelga vence el 31 de enero, y la negociación impactará a los 25.000 trabajadores que laboran de manera directa en la industria y a los más de 100.000 que involucran indirectamente.

Al respecto, Tomás Natividad Sánchez, presidente de la Comisión Laboral de Coparmex, dijo que la demanda de los sindicatos estará por arriba de la capacidad de los patrones: “Los incrementos salariales se van a definir entre empresas y sindicatos, según la capacidad de los patrones, se debe privilegiar la paz laboral y el empleo, de tal manera que se debe entender que en esa vía se darán los aumentos”.

Cabe destacar que el pasado 18 de diciembre se estableció un incremento a los salarios mínimos de 3.8 por ciento.

Negociaciones, en constante pugna

* 17.000 revisiones de contratos, reglamentos interiores y convenios habrá en el primer trimestre.

* 25.802 contratos sindicales se tienen registrados en la República Mexicana.

* 3,8% fue el incremento que se hizo al salario mínimo general del país.

* 10 y 15% de incremento directo al salario es la demanda inicial de los sindicatos.

* Vea además en Eleconomista.com.mx: Peñoles será la firma minera más afectada