En las próximas semanas el presidente Rafael Correa enviará a la Asamblea Nacional un proyecto de ley urgente para recalcular las deudas de los clientes de la banca cerrada que luego de más de 15 años no han logrado cancelar sus créditos.

“En los créditos de vivienda, cuyos inmuebles han sido rematados, la deuda quedará extinguida; se determinará la nueva deuda a una tasa de interés del 8,2%, se suspenderán temporalmente las coactivas; se establecerá un plazo de hasta tres años para pagar las deudas recalculadas, si se incumple el pago se activará inmediatamente la coactiva; se eliminará la calificación E en la central de riesgos de estos deudores y se les rehabilitará en el sistema crediticio”, anunció el mandatario en su enlace sabatino.

El proceso de traspaso de los bienes de la banca a Inmobiliar (empresa del Estado) se cumplirá hasta el próximo año y el recálculo de las deudas hasta el 2016, dijo el presidente del Banco Central, Diego Martínez.

Correa exhibió un cuadro que muestra que el monto prestado hasta 1998 (inicio de la crisis bancaria) fue de US$842,2 millones a 2.847 clientes.

La deuda global actual asciende a US$2.429,8 millones, pero será de US$1.200,3 millones con el recálculo, a una tasa de interés del 8,20%. En la deuda actual, dijo el mandatario, se incluyen US$1.480 millones por interés de mora, US$46,3 millones por gastos judiciales y US$212 millones de interés normal.

El presidente destacó el interés de los deudores de la banca llamados “de buena fe”, con quienes se comprometió a que “cuando ya superemos este problema, yo mismo los llamaré para pedirles disculpas públicas”.

En el tema del pago de jubilaciones con bonos del Estado, el presidente dijo que estos papeles se entregarán solo a quienes quieran jubilarse. “Los mayores de 70 años tendrán sus jubilaciones en efectivo”.

Justificó su decisión de pagar bonos porque, dijo, hay miles de solicitudes para jubilaciones voluntarias que le significan al Estado US$400 millones.

“El que quiera jubilarse de forma voluntaria, en el caso del magisterio, recibirán bonos. Quienes tengan 65 años de edad tendrán bonos a cinco años plazo y con un interés del 5,07%; mientras, los que tengan 60 años de edad recibirán papeles a diez años plazo, pero con un interés del 6,5%”, explicó Patricio Rivera, ministro Coordinador de Política Económica.

“Este es el mejor de los negocios”, afirmó Correa.

8,2% de interés se aplicará a deudas con la banca cerrada.