Recalcando que los subsidios que mantiene el Estado no son malos, el presidente Rafael Correa anunció este sábado que en 2016 se eliminará el subsidio al gas de uso doméstico una vez que entren en funcionamiento las ocho nuevas centrales hidroeléctricas que se construyen actualmente.

En su enlace sabatino, el mandatario refirió que para llegar a ese objetivo, en 2015 se iniciará la venta de cocinas eléctricas de inducción altamente eficientes (que estarán subsidiadas) que reemplacen a las de gas.

“El 2016 será el plazo, ya la industria nacional se prepara para la construcción de esas cocinas y (el Estado para) regalar los primeros 60 kilovatios para que cocine gratis la gente. Y luego de eso, cuando garanticemos que todo ecuatoriano tenga la cocina eléctrica, el precio del gas deberá tener precio internacional, porque el precio actual (US$1,60 el cilindro de 15 kilos) no cubre ni siquiera el costo de su distribución”, explicó.

“Así eliminaremos los subsidios de manera inteligente, por ejemplo el del gas, reemplazando el de uso doméstico por electricidad cuando estén las ocho nuevas hidroeléctricas”, insistió el presidente, quien dio su enlace sabatino en La Maná, Cotopaxi.

Correa también anunció que su gobierno estudia un sistema de cupos para que los ecuatorianos que posean un vehículo obtengan anualmente una cuota de gasolina con precio subsidiado. Si sobrepasa esa cuota deberá pagar el precio real del combustible.

El cupo se lo asignará con la matrícula cada año. “Y así evitaremos el derroche y subsidiar más al que tiene el carro más grandote, 4x4, 8 cilindros, etc... Se evitará el sobreconsumo del bien y subsidiar más al carro más consumidor. Estas cosas hay que tratarlas inteligentemente, no visceralmente”.

Y anticipó que este sistema de cupos aún está en análisis, pero se prevé que se lo pueda aplicar el próximo año o “tal vez el 2015 con una tarjeta magnética”.

Aunque aclaró que el número de galones que se asignarán a cada propietario de un vehículo será calculado de forma técnica. Y será sólo para el segmento privado, “no para el transporte público ni el urbano”.

El mandatario hizo estos dos anuncios luego de detallar el costo para el Estado en subsidios de combustibles que llegan a los US$3.826 millones.

Y ejemplificó que por cada dólar comprado de gasolina, el Estado subsidia 53 centavos.

“Los subsidios son instrumentos que hay que saber cómo utilizarlos, los subsidios que tenemos problemas son los que no crearon el Gobierno nacional, así los recibimos”, dijo.