San José. El gobierno de Costa Rica y la empresa brasileña OAS negocian las condiciones para un proceso de conciliación que pretende ponerle fin a un contrato de construcción de una carretera valorada en US$523,7 millones, informó este martes una fuente oficial.

El ministro costarricense de Planificación, Roberto Gallardo, declaró a los periodistas que espera que a más tardar este miércoles el gobierno y la empresa firmen un documento que será presentado al Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio costarricense.

El funcionario explicó que una vez presentado el documento, la Cámara de Comercio nombrará un conciliador y a partir de allí se espera que las conversaciones tarden menos de 60 días.

"Este es un momento esclarecedor del proceso en el sentido de que ahora sí llega el momento de enseñar las cartas y vamos a ver que tan cerca o que tan lejos estamos de llegar a un acuerdo", manifestó Gallardo.

El pasado 22 de abril la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, anunció que daba por descartada la concesión para la carretera y que buscaría el finiquito del contrato con OAS por "mutuo acuerdo", pero aún no se ha firmado ningún documento oficial entre las partes.

La concesión pretendía la modernización de un tramo de 58 kilómetros de la carretera interamericana entre San José y la localidad de San Ramón, provincia de Alajuela, cuyas obras nunca comenzaron.

Este contrato enfrentó numerosas protestas de los vecinos de la vía y críticas de la prensa por el alto costo económico de la obra y el elevado cobro de los futuros peajes en una carretera que no sería ampliada en su mayoría, sino solo reconstruida.

El pasado 7 de junio, Gallardo recibió una carta de OAS en la que pedía una indemnización de US$45,9 millones por inversiones realizadas y especies fiscales pagadas, pero el funcionario explicó hoy que se debe esperar si la empresa mantendrá esa posición en el proceso de conciliación.

La Fiscalía investiga desde el pasado 8 de abril si existen irregularidades en el contrato de concesión con OAS y ya ha realizado allanamientos en las instalaciones del estatal Consejo Nacional de Concesiones y en las oficinas de la empresa.

La construcción de la carretera se adjudicó en 2004 por US$295 millones a otra empresa, pero los trabajos nunca arrancaron por diversos problemas burocráticos y legales.

Luego el costo se incrementó a  US$350 millones en el 2009 y finalmente alcanzó los US$523,7 millones en el contrato refrendado este año con OAS.