Ciudad de México.- El consumo del vino hecho en México está en ascenso, tan solo en la última década creció un 20%, sin embargo, el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) señaló que la producción actual sólo cubre 30% de la demanda.

El organismo expone que en el país se cultivan aproximadamente 80 variedades de uva; y 50% son de uso industrial, sobre todo para vino.

Refiere que el vino tiene beneficios importantes para la salud, pues su consumo moderado de forma regular puede disminuir la tasa de tumores intestinales y la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco.

Además, los derivados del vino pueden ayudar a aminorar los efectos dañinos de los rayos UV, entre otros beneficios.

Los vinos rosados pueden ser de uvas distintas o también pueden provenir de una mezcla de uvas blancas y tintas, precisa el SIAP.

En una información publicada en su portal, destaca que los diferentes tipos de vinos aportan minerales como calcio, litio, magnesio, potasio y zinc.

Por su calidad e inocuidad, la uva y el vino mexicano lograron el reconocimiento nacional e internacional en 2016, cuando México se reincorporó a la Organización Internacional de la Viña y el Vino, y en 2017 ganó distintos premios internacionales.