Bogota. Declaraciones cruzadas entre funcionarios colombianos elevaron este viernes la incertidumbre sobre la planeada venta de la generadora estatal de electricidad Isagen, una operación clave para cubrir necesidades de financiamiento del país en 2010.

El Ministerio de Hacienda informó el jueves que una sentencia del Consejo de Estado no afecta el actual proceso de venta de Isagen.

El fallo rechazó las pretensiones de una demanda interpuesta por Empresas Públicas de Medellín (EPM) sobre el proceso de venta de Isagen iniciado por la nación en 1999, que argumentaba se había vulnerado el derecho a la igualdad que le asistía a la firma demandante.

No obstante, el presidente Alvaro Uribe dijo que pidió a sus ministros buscar una fórmula para no vender la participación mayoritaria del Estado en Isagen, con la que el gobierno busca al menos unos US$1.500 millones.

"Ojalá eso (la empresa) se quede en el Estado y en instituciones de los trabajadores colombianos, que siga siendo publica", aseguró el mandatario al noticiero local CM&.

"A lo sumo, podría ser una sociedad mixta, con organizaciones de trabajadores como pueden ser fondos de pensiones", explicó.

De no concretarse la venta de la eléctrica, el gobierno tendría que salir a buscar más recursos para evitar un déficit fiscal mayor al previsto para este año, de 3,7% del Producto Interno Bruto (PIB) en el consolidado y del 4,5% del PIB en el del Gobierno Nacional Central.