El Banco Central de Cuba (BCC) concedió desde 2011 y hasta julio pasado unos 271.152 créditos a particulares por más de 1.500 millones de pesos cubanos, equivalentes a unos US$62,5 millones, informó este sábado el diario oficial Granma.

Desde que en diciembre de 2011 entró en vigor en la isla una nueva política crediticia, los financiamientos más demandados son para "acciones constructivas en las viviendas", indicó al periódico el vicepresidente del BCC, Francisco Mayobre.

El directivo señaló que por otra parte los créditos a los trabajadores del sector privado han aumentado debido a las nuevas facilidades incorporadas a los bancos comerciales para su otorgamiento.

Por ejemplo, se simplificaron trámites, se estableció un plazo sin cobros por préstamos para los trabajadores que se inician en el sector, y se les exoneró del pago de comisiones bancarias, de acuerdo con el rotativo.

La nueva política de créditos arrancó en 2011 para permitir la financiación bancaria al sector no estatal con el objetivo de dinamizar el trabajo autónomo, la producción agropecuaria, la rehabilitación de viviendas y otras gestiones.

Este año, el Gobierno cubano anunció una nueva ampliación del acceso de los particulares a esos financiamientos, al diversificar las opciones de garantía de pago para que los cubanos adquirieran créditos bancarios, lo cual antes sólo podían respaldar con dinero.

La política crediticia acompaña la ampliación del sector privado y el fomento de las cooperativas, como parte de las reformas impulsadas por el presidente Raúl Castro para "actualizar" el socialismo cubano y superar la crisis económica de la isla.