Como una situación de emergencia en el sistema eléctrico venezolano calificó el ministro de Energía Eléctrica, Ángel Rodríguez, debido a la baja en los embalses que abastecen a las Plantas Tacoa y Ramón Laguna (dejando de aportar 350 y 125 MW respectivamente) lo que las mantiene paralizadas.

Rodríguez llamó a tomar conciencia y llamó al pueblo venezolano a “poner su cuota de sacrificio”, preocupado por la sequía que afecta a la zona andina que sigue sin generar  agua por la sequía de los embalses.

El gobierno pretende implementar un plan de ahorro energético de un 20%, tanto en el sector público, como privado. Además se han tomado medidas para contrarrestar la crisis, paralizando los procesos productivos en empresas de aluminio y hornos de Sidor.

 El presidente de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) manifestó la posibilidad de incrementar medidas en el corte del suministro eléctrico para actividades productivas fundamentales para el desarrollo del país, como las industrias básicas, minería de Guayana, manufactura y los centros comerciales, según publicó El Universal.

Rodríguez reitero que el gobierno esta capacitando nuevos proyectos para solucionar la crisis y afirmó que habrán despidos en las plantas hidroeléctricas que se mantienen paralizadas.