Londres. El petróleo repuntaba este lunes a un máximo en ocho semanas arriba de US$82 el barril, cerca de su récord del año, impulsado por el debilitamiento del dólar y los indicios de reactivación económica en Estados Unidos.

Los movimientos cambiarios fijarían la dirección de los precios, pues la fortaleza de la demanda durante la recuperación aún no está clara, dijeron analistas.

"Bien podríamos volver a probar el máximo del 2010, de US$83,95", dijo un analista de MF Global, Edward Meir.

"Sin embargo, nuestra idea es que si llegamos allí, se establecerá una corrección bastante sustancial, enviando los precios de nuevo al rango de mediados de los 70 dólares", agregó.

El crudo ligero estadounidense subía 59 centavos a US$82,09 por barril a las 1015 GMT, después de tocar US$82,41, récord desde US$83,95 el 11 de enero.

El petróleo Brent ascendía 65 centavos a US$80,54 después de tocar US$80,92, también máximo desde el 11 de enero.

El índice dólar caía 0,20%, haciendo al petróleo más barato para los tenedores de otras divisas. El euro ascendía, favorecido por la disminución de las preocupaciones de los inversores por la deuda de Grecia.

El presidente francés Nicolas Sarkozy prometió a Grecia este domingo que los países de la zona euro la ayudarán a superar sus problemas financieros y prometió duras medidas contra los especuladores, a los que Atenas culpa por sus problemas.

Algunos analistas no creen que el petróleo adquiera una tendencia sostenida al alza por el momento.

"Vemos alguna recuperación del apetito por el riesgo. Los temas griegos parecen haberse resuelto, lo que es importante", dijo Mike Wittner, analista de Societe Generale.

"Lo principal es que nos acercamos al techo del rango en el que hemos estado desde octubre. Seguimos previendo precios lateralizados. Todavía no estoy listo para ser muy optimista", añadió.

El petróleo subió más de 1% este viernes en Nueva York, favorecido por un reporte gubernamental que mostró que Estados Unidos perdió menos empleos de lo previsto en febrero.