Nueva York. Los contratos a futuro sobre el petróleo concluyeron el jueves con pérdidas debido a la preocupación por un exceso de petróleo en el medio oeste de Estados Unidos y la posibilidad de una desaceleración económica en Europa.

En medio de escasas negociaciones, los futuros de crudo a junio concluyeron la sesión en US$68,01, para una baja de US$1,86, o el 2,7% en la New York Mercantile Exchange. El contrato a julio, el más activo, descendió US$1,68, o el 2,3%, a US$70,80 por barril. El contrato sobre el crudo Brent en la ICE bajaba recientemente US$1,69, o el 2,3% a US$72 por barril.

Durante la sesión, el contrato a junio llegó a caer un 8% a US$64,24 por barril, el precio más bajo desde julio del 2009.

Los participantes en el mercado afirman que una gran parte de las pérdidas se derivan de la mayor aversión al riesgo observada en muchos mercados, incluyendo los de metales preciosos y acciones. Recientemente, el S&P 500 bajaba el 2% a 1089 y ha entrado en territorio de corrección. El contrato a junio del paladio cayó US$50,75, o el 11%, a US$408,95 la onza.

A los inversionistas les preocupa que el crecimiento económico pueda verse afectado si la crisis de deuda en Grecia se expande más allá de sus fronteras. La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional prepararon un paquete de estímulo de cerca de US$1 billón para contener la crisis de Grecia. Sin embargo, el plan deberá ser aprobado por el parlamento alemán en una votación el viernes.

Una expansión de la crisis crediticia desaceleraría el crecimiento económico y la demanda de crudo en Europa, y posiblemente en todo el mundo.

Un aumento inesperado en las solicitudes iniciales de beneficios de seguro por desempleo observado en un informe divulgado por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos hizo que aumente el nerviosismo frente a las amenazas para la recuperación económica global.