Los futuros sobre el crudo cayeron el viernes a un mínimo de un mes luego que una fuerte expansión del producto interno bruto de Estados Unidos no consiguiera influir en un mercado que continúa siendo afectado por la débil demanda del petróleo.

El contrato sobre el crudo dulce ligero para entrega en marzo descendió 75 centavos, o el 1%, a US$72,89 por barril en la New York Mercantile Exchange. El descenso fue el séptimo en las últimas ocho sesiones.

El contrato sobre el crudo Brent en la ICE descendió 67 centavos, o el 0,9%, a US$71,46 por barril. El Departamento de Comercio informó durante la mañana que el producto interno bruto estadounidense creció el 5,7% durante el cuarto trimestre. El mercado esperaba una expansión del 4,8%.

Aunque el crecimiento del PIB superó las expectativas, fue mayormente el resultado de la acumulación de inventarios por parte de las empresas, tras permitir que estos disminuyeran durante la recesión.

Una vez que se esfume el efecto de los inventarios, la tasa de crecimiento podría disminuir. "Se cree que este es probablemente un trimestre fuerte aislado", dijo Rick Mueller, director de mercados de crudo de Energy Security Analysis Inc., firma de consultoría de Wakefield, Massachusetts. "No creo que nadie piense que realmente hemos superado los problemas". Los gastos del consumidor, que tienen un mayor efecto sobre la demanda petrolera que los cambios en los inventarios de empresas, contribuyeron sólo 1,44 puntos porcentuales al crecimiento del PIB.

Esa cifra confirmó a muchos en el mercado del crudo que la demanda estadounidense no ha crecido a un ritmo cercano al del PIB.

El contrato sobre la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, a febrero cayó 1,43 centavos, o un 0,8%, a US$1,9031 por galón. El contrato sobre el petróleo para calefacción a febrero descendió 1,62 centavos, o un 0,8%, a US$1,9029 por galón.