Londres. El petróleo descendía debajo de los US$79 por barril el viernes y apuntaba a su primera reducción semanal en más de un mes por los datos económicos decepcionantes y las expectativas de una menor demanda de calefacción en Estados Unidos.

Una ola de frío en muchas partes del hemisferio norte ayudó a impulsar los precios por encima de los US$80 a inicios de enero, pero el tiempo más templado esta semana ha disminuido las estimaciones del consumo de combustible, particularmente en Estados Unidos.

Los datos de las ventas minoristas estadounidenses que se divulgaron el jueves también afectaron al mercado, pues el Departamento de Comercio reportó para diciembre el primer declive en tres meses.

Los futuros del crudo estadounidense para entrega en febrero caían 48 centavos a US$78,91 por barril a las 10.43 GMT.

El petróleo, que ha bajado todos los días de esta semana, ha perdido unos 5 dólares desde el récord intradiario en 15 meses de 83,95 dólares el lunes, y tocó un mínimo para 2010 de US$78,37 el miércoles.

El nuevo contrato de crudo Brent para entrega el próximo mes, marzo, perdía 67 centavos a US$77,90.

"El mercado está respondiendo a unas cifras más bien decepcionantes de Estados Unidos, que sugieren que la demanda de petróleo será más débil de lo previsto. Los datos del crudo de Estados Unidos esta semana apuntan a unos fundamentos más flojos que no justifican precios alrededor de US$80 por barril", dijo Carsten Fritsch, analista de Commerzbank.

"El tiempo más frío fue usado como un argumento para comprar petróleo, pero era sólo un factor psicológico y ahora eso ya no está", agregó.

Edward Meir, analista de materias primas de la firma de corretaje MF Global, dijo que su equipo "sigue negativo con respecto a los mercados de energía".

Proyectó "un retroceso gradual hacia los niveles de entre US$70 y US$80 hacia inicios de la próxima semana, a medida que se desarme el repunte excesivo (del precio) generado por cuenta del tiempo más frío".