Nueva York. Los contratos a futuro sobre el crudo pusieron fin el miércoles a un pronunciado ascenso de dos días al retroceder tras la divulgación de cifras semanales del Gobierno de Estados Unidos que mostraron una débil demanda petrolera.

El contrato sobre el crudo dulce ligero para entrega en marzo cayó 25 centavos, o un 0,3%, a US$76,98 por barril en la New York Mercantile Exchange. El contrato sobre el crudo Brent en la ICE descendió 14 centavos, o un 0,2%, a US$75,92 el barril.

Las cifras publicadas el miércoles la Administración de Información de la Energía mostraron que la demanda bajó un 2% en relación al mismo período de hace un año en las cuatro semanas al 29 de enero. La demanda aún tiene que recuperarse desde los niveles de hace un año, a pesar de meses de una lenta mejora en las condiciones económicas y a las comparaciones favorables frente a algunas de la peores semanas de la recesión del último año.

El mercado había ascendido un 6% desde el viernes, impulsado por una ola de cifras económicas positivas en Estados Unidos, que incluyeron un ascenso en las ventas de viviendas y en la producción manufacturera. Sin embargo, los contratos comenzaron a confrontar problemas luego que American Petroleum Institute reportara el martes un pronunciado salto en los inventarios de crudo, una señal típica de una pobre demanda.

Las cifras del miércoles confirmaron que cualquier mejora en la economía de Estados Unidos aún no se refleja plenamente en el mercado petrolero.

El petróleo "ha repuntando muy fuerte, muy rápido en el último parte de sesiones (...) esto va a ser muy difícil de sostener", afirmó Matt Zeman, jefe de negociaciones de la firma LaSalle Futures Group en Chicago. "La oferta es muy alta y la demanda no está ahí".

Las refinerías están respondiendo a la demanda persistentemente débil de petróleo y disminuyeron su capacidad al 77,8% en la semana finalizada el 29 de enero, lo que se compara con el 78,5% de la capacidad de la semana anterior. La cifra de la semana más reciente corresponde a la menor tasa de operación en los últimos 20 años, excluyendo los períodos inmediatamente posteriores a los huracanes.

Pese a la débil demanda, la brusca caída en el procesamiento de crudo ayudó a reducir los inventarios de gasolina y derivados del petróleo, incluido el petróleo para calefacción y el diésel. Los inventarios de gasolina cayeron en 1,3 millones de barriles y los de derivados de petróleo se contrajeron en 900.000 barriles, lo que se compara con el promedio de las estimaciones de analistas encuestados por Dow Jones de un alza de 1 millón de barriles y una reducción de 800.000 barriles, respectivamente.

Los inventarios de petróleo subieron en 2,3 millones de barriles, mientras que en promedio, los analistas consultados por Dow Jones Newswires esperaban que no registraran cambios.

El contrato sobre la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno a marzo, o RBOB, subió 1,83 centavos, o un 0,9%, a US$2,0362 por galón. El contrato sobre el petróleo para calefacción a marzo descendió 1,23 centavos o un 0,6%, a US$2,0194 por galón.