Nueva York. Los precios del petróleo caían hacia los US$79 el barril este jueves, en cuarta sesión consecutiva de pérdidas, por señales de debilidad económica que alimentaron las preocupaciones de un lento repunte de la demanda por energía en Estados Unidos.

Las ventas minoristas cayeron 0,3% el mes pasado, la primera baja en tres meses y un sorpresivo retroceso para la temporada de compras por fiestas, mientras que se produjo un incremento en el número de personas que solicitaron beneficios de desempleo en la última semana.

El crudo estadounidense para entrega en febrero bajaba 10 centavos, a US$79,54 el barril a las 1726 GMT, tras tocar un mínimo del 2010 de US$78,37 del miércoles.

El petróleo Brent para febrero en la ICE cedía 51 centavos a US$77,80 el barril.

"Algunos datos económicos débiles están pesando en el mercado. Con un informe bajista de inventarios ayer y señales de que no hay nada muy interesante en el frente económico, el mercado está empezando a retroceder hasta sus mínimos de ayer", dijo Gene McGillian, analista de Tradition Energy en Stamford, Connecticut.

Los inventarios de crudo subieron más de lo esperado en 3,7 millones de barriles la semana pasada, mostraron datos de la Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés) el miércoles.

Y mientras las existencias de combustible para calefacción bajaron en 1,1 millones de barriles, los inventarios de una categoría más amplia conocida como destilados crecieron en 1,4 millones de barriles.

Algunos operadores optaron por aprovechar la baja de precios del miércoles, cubriendo posiciones cortas, y esto también ayudó a elevar los precios de nuevo hacia cerca de 80 dólares el barril el jueves, según analistas.

"Los precios se están moviendo en un rango de 75-85 dólares. Fue muy oportuno volver al mercado para comprar", dijo Ken Hasegawa, gerente de derivados de materias primas de la firma Newedge en Japón.

Las existencias de petróleo tanto en tierra como en tanqueros en el mar han crecido fuertemente en los últimos 18 meses pues la crisis económica reduce la demanda de energía, pero el reciente tiempo frío ha disminuido las reservas.

Si bien las reducciones de existencias de Estados Unidos informadas el miércoles fueron menores de lo esperado, los analistas decían que el tiempo frío todavía podría tener un papel en apoyar los precios cerca de los 80 dólares por barril.

"Sigue siendo invierno y esto sigue siendo un factor de respaldo pues el tiempo es impredecible", dijo Sen.