La Habana. Cuba, donde la compra de automóviles está restringida, suspendió una resolución que permitió fugazmente a los cubanos importar autos para reemplazar sus vehículos antiguos.

Según una resolución publicada por la Gaceta Oficial, un permiso vigente desde abril de 2009 fue suspendido debido a alteraciones en la regla. Los detalles de la decisión no fueron inmediatamente aclarados.

"Se han observado irregularidades que no se corresponden con el espíritu de dicha norma para la sustitución de vehículos adquiridos legalmente por personas naturales", dijo la Gaceta en su sitio de internet (www.gacetaoficial.cu).

En Cuba la compra de automóviles es regulada por el Estado. Algunos profesionales, entre ellos artistas, deportistas o médicos que trabajan en países aliados como Venezuela, pueden adquirir autos tras previa autorización estatal.

Pero desde abril del 2009 el gobierno había autorizado también a los cubanos propietarios de automóviles antiguos para que reemplazaran estos por modelos importados, con la condición de que entregasen al Estado el vehículo anterior.

En Cuba, sólo es legal la compra y venta de automóviles estadounidenses de las décadas de 1940 y 1950, cuyos precios pueden oscilar entre 3.000 y 40.000 dólares.

En los últimos meses algunos cubanos compraron autos antiguos para poder acogerse a la resolución que permitió hasta ahora la importación de vehículos.

No quedó inmediatamente clara la cifra de vehículos que fueron importados desde que se implementó la medida, pero en los últimos meses fue visible un mayor número de autos modernos en contraste con los viejos modelos que circulan desde el pasado siglo en la isla.