La Habana. Isabel Russo, directora del Servicio Estatal Forestal (perteneciente al ministerio de la Agricultura), informó que Cuba cuenta con el 28,66% de su territorio con características boscosas, porcentaje que se quiere aumentar el próximo año a un 29,3% de las áreas cubiertas de bosques.

La funcionaria señaló que uno de los retos más importantes para consolidar los éxitos del programa es la atención a los 170.000 nuevos finqueros que ha recibido tierras en usufructo a partir de un programa gubernamental para incrementar la producción agrícola.

La estrategia está encaminada a fortalecer las plantaciones intensivas para reducir la explotación en las montañas, dedicando un mayor espacio a las zonas llanas y de la pre montaña, con lo cual se protegen esos sistemas en los cuales existe una gran biodiversidad, afirmó Russó.

De acuerdo a Russo, se avanza en la conservación de la flora y la fauna, teniendo en cuenta que el 70% del patrimonio forestal está dedicado a la conservación y a la protección.

El Servicio Forestal tiene previsto instalar dos modernos viveros con capacidad para producir un millón de posturas al año, además de que se adquirirán equipos especializados para el acopio y carga de madera y se modernizarán los aserríos para su aprovechamiento integral, entre otras inversiones en el sector.

La isla tiene un patrimonio forestal estimado en alrededor de 3 millones de hectáreas. De él, casi el 87% está administrado por entidades estatales especializadas.

No obstante, la supervivencia de las plantaciones, condición ineludible en la estrategia forestal, todavía está por debajo de los niveles requeridos, con solo el 62 por ciento de hectáreas que se incorporan al patrimonio.

La isla busca proteger las zonas costeras, que atraen a cientos de miles de turistas todos los años, mediante la reforestación de algunas áreas específicas del litoral, pero además quiere promocionar otros atractivos naturales para conquistar la atención de los visitantes que demandan otras alternativas naturales.

En el último medio siglo, la superficie boscosa cubana pasó del 13,4%, en enero de 1959, al 28,66 por ciento en la actualidad. La merma del pasado se basó especialmente por la tala indiscriminada durante la colonia y el desarrollo de la industria azucarera, entre otras causas.