Sala de Inversión. Los datos económicos de Estados Unidos le permitieron a los contratos a futuro de petróleo operar al alza este jueves, logrando así un recuperarse de su nivel más bajo en doce semanas.

El West Texas Intermediate (WTI) cotiza en US$102,88, avanzando 22 centavos respecto al cierre previo, mientras que el crudo de referencia Brent opera en US$108,76, lo que representa un alza de 44 centavos, según consignó Infosel.

La economía de los Estados Unidos, el mayor consumidor de crudo a nivel mundial, creció 2,5% durante el segundo trimestre del año, según mostró la lectura final del PIB, este dato es el más alto en tres trimestres.

Además, las peticiones iniciales al subsidio de desempleo presentaron una baja de 5.000 solicitudes para la semana que terminó el 21 de septiembre, por lo que el total llegó a 305.000 subsidios.

También en los Estados Unidos, la Administración de Información y Energía (EIA, por sus siglas en inglés) comunicó este miércoles que los inventarios de petróleo presentaron un alza de 2,63 millones de barriles para la semana que terminó el 20 de septiembre, la primer alza en un mes.

Por otro lado, el presidente de Irán continúa con sus esfuerzos de disminuir las tensiones diplomáticas con los Estados Unidos sobre el programa nuclear, para que se puedan reducir las sanciones occidentales.

Ante esto, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se reunirá con el ministro iraní de relaciones exteriores, Javad Zarif, siendo la primera reunión formal de funcionarios de ambos países en más de tres décadas.

Sin embargo, los estrategas de Bank of America Merrill Lynch (Bofa) señalaron que con los avances diplomáticos, el retorno del petróleo iraní al mercado es un riesgo moderado, además de que indicaron que el impacto en los precios del petróleo sería menor a los 10 dólares.

En tanto, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas podrían acordar esta semana los elementos más importantes del proyecto para que Siria entregue sus armas químicas.

Finalmente, el puerto libio de Zawiya exportó su primer cargamento de petróleo, luego de que los flujos de crudo se restauraran a niveles normales, de acuerdo con un funcionario de la refinería.