Caracas. No pudo pasar en peor momento: cuando el presidente Hugo Chávez explicaba cómo su gobierno logrará que Venezuela salga airosa de una grave crisis eléctrica, un repentino y embarazoso apagón dejó a media luz y mudo al locuaz comandante.

En medio de su discurso transmitido en vivo por la televisión estatal, las enormes y potentes lámparas del Salón Ayacucho se apagaron y el evento salió inmediatamente del aire, levantando dudas y temores sobre el desafortunado incidente, originado por una falla en una planta eléctrica.

Chávez estuvo en silencio por instantes revisando con calma unos papeles antes de comenzar a preguntar qué había ocurrido, mientras sus funcionarios corrían ajetreados tratando de averiguar y enmendar el incómodo problema.

El apagón ocurrió precisamente cuando hacía referencia a su archienemigo, el ex presidente estadounidense George W. Bush.

Uno de sus ministros se acercó al militar retirado para explicarle que el fallo ocurrió cuando trataban de cambiar el suministro desde una planta de electricidad que surte al palacio hacia el sistema de energía corriente.

Pero a Chávez no le gustó mucho la explicación. Dijo que eso no podía hacerse en medio de un evento, al que fueron convocados medios internacionales de prensa así como periodistas locales.

Durante la conferencia, Chávez explicó una vez más los planes de su Gobierno para enfrentar la crisis de electricidad en el país petrolero, donde el racionamiento y los apagones le está costando puntos de popularidad meses antes de unas elecciones legislativas.

Militares y civiles trataban de buscar explicaciones para dárselas al presidente, que se impacientaba minuto a minuto, hasta que una mujer encargada de la electricidad de la sala explicó que por causas desconocidas la planta se había recalentado y había dejado de funcionar.

Finalmente la luz volvió y Chávez entró nuevamente a la transmisión en vivo de VTV para decir que no había desaparecido y que la conferencia continuaba.

"Lo bueno de esto es que permite insistir en la necesidad del ahorro, todos aquellos que tienen plantas eléctricas como la tiene (el palacio de) Miraflores, tienen que darle máximo uso", dijo el presidente, buscando el lado positivo del difícil momento.