Londres. Un proyecto para explorar las Islas Malvinas en busca de petróleo avanzará según lo planeado, a pesar de una medida de Argentina para restringir el acceso al área, dijeron analistas y una de las compañías encargadas de hacer las perforaciones.

Argentina anunció este martes que los buques que atraviesen sus aguas rumbo a las Islas Malvinas, cuya soberanía reclama, deberán requerir un permiso de las autoridades locales, en un endurecimiento de los controles sobre el archipiélago.

La firma británica de exploración de petróleo Desire Petroleum, que tiene previsto empezar a perforar en las islas en breve, aseguró que la medida no afectaría su programa. "Toda esta situación, desafortunadamente, se ha anticipado por meses", señaló un portavoz.

"La logística de Desire no está afectada", agregó.

Un analista de la firma Arbuthnot, Dougie Youngson, dijo que la compañía debería ser capaz de esquivar las restricciones. "En términos de logística, hace las cosas un poco más complicadas, pero es manejable", sostuvo Youngson.

Este mes, Argentina protestó ante Gran Bretaña por los planes para iniciar la perforación para explorar costas afuera cerca de las remotas Malvinas, que en inglés son llamadas "Falklands". Las naciones libraron una guerra por las islas en 1982.

"Son todos alardes", dijo Youngson. "Ellos quieren hacer un poco más de presión, pero no creo que llegue a nada", añadió.

John Dalby, presidente ejecutivo de la compañía de seguridad marítima MRM, que provee evaluaciones de riesgo a empresas navieras, dijo que las compañías de perforación podrían evitar a Argentina y cargar combustible y otros recursos en puertos de Brasil.

"Si una compañía quiere establecer una plataforma allí, habría que considerar seriamente la posibilidad de alquilar un tanquero relativamente pequeño cargado con fuel oil y diésel marino y entonces podrían realizarse transferencias de barco a barco, en camino, siempre que el tiempo lo permita", dijo.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Chris Bryant, dijo por medio de un comunicado que el gobierno de las islas tiene derecho a avanzar con la exploración petrolera. "No tenemos duda de nuestra soberanía sobre las islas Malvinas y consideramos que el Gobierno de las islas tiene derecho a desarrollar la industria de hidrocarburos en sus aguas", señaló.

Exploración fronteriza. Las islas británicas Tristan da Cunha, bastante cercanas a las Malvinas, también se podrían usar como centro de logística, sostuvo Dalby.

J. Peter Pham, asesor sobre cuestiones estratégicas para el gobierno de Estados Unidos y otros, dijo que la medida de Argentina podría crear "alteraciones momentáneas" para las empresas, pero agregó que ellas desviarían hacia otra parte sus necesidades navieras.

"En última instancia, podría determinar dónde se embarcarán esas provisiones de energía y eso será una desventaja para Argentina en el largo plazo", afirmó.

La perforación en sí probablemente se convierta en un tema mucho más significativo, en caso de que efectivamente se descubra petróleo, dijeron analistas.

Youngson, de Arbuthnot, dijo esta semana en un informe sobre Borders & Southern, que también tiene intereses en el área, pero aún no contrató una plataforma, que esto era una "exploración fronteriza" con una probabilidad de éxito de 20 por ciento o menos.

Desire ha contratado la plataforma "Ocean Guardian", que tiene previsto llegar para fines de la semana, y sería la primera en perforar en las islas del Atlántico Sur desde 1998.