Río de Janeiro. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció este miércoles una serie de medidas para auxiliar a los productores de café, grano del que Brasil es el mayor productor y exportador mundial, afectados por la caída de los precios internos.

En una visita a Varginha, una importante ciudad productora en el estado de Minas Gerais (sureste), la jefe de Estado anunció líneas de crédito para garantizar la compra de la cosecha y su almacenamiento, así como un precio mínimo de sustentación.

"Esperamos que los caficultores tengan condiciones tanto para producir como para comercializar su cosecha, y ese es el objetivo de estas medidas", afirmó la mandataria.

Una de las medidas compromete al gobierno a comprar el café que no pueda ser comercializado o exportado a un precio mínimo de 343 reales (unos US$150) el saco de 60 kilos, por debajo de los 360 reales (unos US$156) solicitados por los agricultores.

La medida prevé que el gobierno compre hasta tres millones de sacos en contratos con vencimiento hasta marzo de 2014.

Tal volumen corresponde a cerca del 6% de la cosecha prevista para este año, de 48,59 millones de sacos,  4,4% inferior a la del año anterior.

Actualmente, los caficultores están colocando su producto a cerca de 270 reales (unos US$117,4) el saco de 60 kilos.

Según la Confederación Nacional de la Agricultura (CNA), los precios de venta de café cayeron en el último año en 24% en las principales regiones productoras, lo que lo ubicó por debajo del precio de producción.

Esa caída ha generado diversas protestas de los caficultores, que el mes pasado llegaron a bloquear algunas carreteras.

La presidenta también anunció una línea de crédito que podrá ser solicitada por los caficultores que necesiten recursos mientras almacenan su producto a la espera de mejores precios.

"Ustedes no necesitan vender inmediatamente la producción porque tendrán a disposición recursos para mantenerla almacenada a la espera del aumento del precio en los próximos meses", afirmó.

Igualmente anunció la liberación de recursos para la política de precio mínimo de compra del grano, que permite a los productores recibir un precio de sustentación en caso de que las cotizaciones se ubiquen por debajo de los precios de producción.

"De esa forma evitaremos que los pequeños productores, que necesitan recursos a corto plazo, vendan su cosecha a precios desventajosos", afirmó.

El estado de Minas Gerais es responsable por cerca del 53% de la producción brasileña de café y la región sur de esta comarca, en la que está ubicada Varginha, por casi la cuarta parte.