Dubai. El gigantesco conglomerado estatal Dubai World cerró un acuerdo para reestructurar deudas por US$23.500 millones con sus mayores acreedores, con lo que deja atrás el mayor problema que mantenía con los inversionistas en Dubai.

El acuerdo, que no incluye dinero fresco de parte del gobierno y está mayormente en línea con las propuestas hechas en marzo, aún debe ser acordado por los bancos fuera del panel central de negociación, que abarca 60% de la exposición, dijo jueves Dubai World.

Los acreedores esperarán hasta ocho años para recuperar su dinero pero han evitado un recorte de capital.

El acuerdo ofrece un interés de 1% y de entre 1,5% y 2,5% adicional al año, incluido en un pago único en los vencimientos.

La reestructuración estaba pendiente desde noviembre del año pasado y su resolución será un alivio para los inversores en Dubái, que aún sufre la sobre-saturación del mercado inmobiliario, la falta de crédito bancario y el riesgo a más problemas de deudas.

"No estamos totalmente contentos, pero estamos en una situación forzosa. Bajo las circunstancias, este parece el mejor acuerdo posible, aunque no sea enteramente satisfactorio", dijo un banquero de una financiera con base en el Golfo Pérsico que no forma parte del panel central.

A Dubai, famoso por sus proyectos inmobiliarios extravagantes y un estilo de vida libre de impuestos, le ha costado controlar su carga de deudas, estimada en alrededor de US$100.000 millones.

El emirato del Golfo Pérsico usó montos enormes de apalancamiento para transformarse en un centro comercial y turístico, pero la crisis financiera global y un colapso en los precios del petróleo en 2008 puso un final abrupto a una fiesta de seis años.

El emirato sorprendió a los mercados mundiales en noviembre cuando dijo que suspendía el pago de deudas por US$26.000 millones ligadas a Dubai World y sus divisiones de bienes raíces, Nakheel y Limitless. En marzo, Dubái debió acceder a un plan de rescate por US$9.500 millones.

"Esto cierra el capítulo principal, pero eso no significa que no tengamos un camino agitado por delante", dijo Haissam Arabi, presidente ejecutivo y administrador de fondos de Gulfmena Alternative Investments.

"Aún hay cuestiones como Dubai Holding y otros, pero éstas han sido mayormente descontadas. El aire no está completamente limpio, pero sí el capítulo principal", expresó.

Los rumores se han centrado ahora en Dubai Holding, propiedad del jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, que tiene deudas por US$10.000 millones.

Entre los próximos vencimientos de deudas de Dubái, Dubai International Capital, el brazo de inversión internacional de Dubai Holding, tiene un préstamo de US$1.250 millones con plazo en junio. La firma ha dicho que lo refinanciará.