Quito. El gobierno de Ecuador pretende dar por superada la emergencia eléctrica el próximo 15 de febrero, según aseguró el presidente Rafael Correa.

La crisis empezó en noviembre con un déficit de 15%, en diciembre bajó 8% y en el transcurso de este mes se situó en 4%, equivalente a recortes diarios de dos horas, consigna El Universo.

Correa resaltó que la dotación de turbinas termoeléctrica se está haciendo en tiempos record, como la instalación de la turbina en Manta y próximamente tres en Pascuales.

Además, destacó la construcción  y el estudio de cerca de una docena de proyectos hidroeléctricos, como  Baba, Mazar, Toachi Pilatón, Ocaña y  Coca Codo Sinclair.

"Ojalá en este sector tengamos consensos nacionales y tengamos todo el apoyo para la construcción acelerada de los proyectos hidroeléctricos. Así, en un año el país podría ser exportador de energía”, dijo el mandatario.

Cuatro factores. Según El Universo, la posibilidad de terminar con los apagones en la fecha prevista por el mandatario depende cuatro factores, todos relacionados con la generación térmica.

En primer lugar, se encuentra el ingreso de los generadores en Pascuales: dos están operando y el tercero empezará las pruebas este sábado. Otros tres equipos arribarán la próxima semana.

A ello se suma el cumplimiento del ingreso de la generación de 175 megavatios de energía: 100 en Quevedo y 75 en Santa Elena.

Además, se considera necesario revisar la cantidad de energía que podrá entregar la presa Daule-Peripa, que hoy genera entre 1.200 y 1.500 MWh.

Finalmente, encuentra la interconexión eléctrica con Colombia.