Quito. Los caudales que llegan al embalse de Amaluza de la central hidroeléctrica Paute, la principal fuente energética del país, han incrementado el nivel de su caudal, con promedios diarios que han oscilado entre los 37 y 61metros cúbicos por segundo.

La media mensual subió y llegó a 39,2 metros cúbicos por segundo (m3/s), de acuerdo con datos de Hidropaute. Hasta el 11 de este mes estaba en los 33,47 m3/s.

Durante esta semana se han registrado precipitaciones, principalmente el martes pasado que, incluso,  lo que mejoró en algo los caudales de los ríos Tomebamba, Yanuncay, Tarqui y Machángara, principales afluentes del embalse.

Según publica El Comercio, la mayor generación en la casa de máquinas durante las últimas dos semanas ocasionó que las reservas de agua se redujeran paulatinamente. El 1 de enero la cota estuvo fijada en 1987,62, la más alta desde que se inició la crisis eléctrica el pasado 5 de noviembre. Desde entonces la reducción del embalse, de 120 millones de metros cúbicos, se mantiene.

Hasta las 13:00 horas de ayer siete de las 10 turbinas que operanen la casa de máquinas estuvieron prendidas. Esas unidades generaron 3 352,8 megavatios/hora.

De acuerdo con datos del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), esa cantidad representó más del 13% de la demanda nacional de energía, comportamiento similar a lo registrado durante este mes.

En diciembre de 2009, el aporte de la mayor generadora del país fue del 6% de los requerimientos de energía y durante las madrugadas la Central Paute no generaba energía, actualmente esto no ocurre.

Antonio Borrero, presidente ejecutivo de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), insistió en que entre los meses de enero y febrerocontinuarán el estiaje en la cuenca del río Paute, por lo que no se puede decir que el problema se haya superado.

Borrero recordó además que la ciudadanía debe continuar con el esquema de ahorro de energía en iluminación ornamental y comercial.