El ministro coordinador de la Producción, Richard Espinosa, dijo que el etiquetado se va a aplicar solo para aquellos productos que contienen transgénicos. 

“Para productos que no tienen transgénicos, este tema no tendría lógica”, refirió.

Este mes, la Superintendencia de Control de Poder de Mercado emitió una norma que señala que todos los alimentos y bebidas incluyan en sus etiquetas la indicación “Contiene componente transgénico o no contiene componente transgénico”.

El funcionario agregó que es posible que se amplíe el plazo establecido de 60 días o por lo menos se den las facilidades para que en lugar de que se lo ubique de arranque impregnado en la etiqueta, pueda darse a través de un sticker, por ejemplo. “Pero eso inclusive lo estamos debatiendo”, señaló.

Espinosa estimó que hasta la próxima semana habría un alcance para “una facilitación de este proceso”.

Indicó además que se deberían implementar laboratorios para determinar si un producto es transgénicos o no.

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas, Guillermo Narváez, indicó que además del corto plazo para cumplir con la norma, el problema más crítico es que en Ecuador no hay laboratorios acreditados para hacer análisis de productos transgénicos o no.

Espinosa mencionó que el productor sabe qué tipo de contenido tiene el producto y que los laboratorios son para los controles, los cuales se deberían implementar.

Etiquetas: Para fármacos. Genéricos. Juana Ramos, presidenta de la Cámara de Industriales Farmacéuticos Ecuatorianos, explicó que poner una etiqueta en los fármacos para indicar si es genérico implica un reetiquetado de todos los productos ya en percha. En un año se vende 196 millones de unidades.