Es la receta artesanal de las abuelitas que se vendía en los barrios y que en el 2006 Helados Pingüino, de la multinacional Unilever, decidió retomar en un nuevo concepto para participar en el mercado local.

El producto que nació “de las tradiciones ecuatorianas” es el helado casero, que tres años después de su creación se internacionalizó y es fabricado y comercializado también en los mercados de Brasil y México.

Este logro de Pingüino, que el mes pasado cumplió seis décadas de creación, es destacado por Marcos Dueñas, gerente de de la marca de helado de la Regional Andina Unilever.

Dueñas afirma que es la presentación más importante dentro del portafolio de productos, debido a su alta demanda.

Explica que su consumo está impulsado por lo que representa casero para el cliente, por su sabor ecuatoriano y por el éxito alcanzado en el exterior.

En el país, este producto se oferta en sabores de ron pasas, frutilla con leche condensada, mora, coco, chocolate y chocobanano. Este último fue presentado en el primer trimestre de este año, en el marco de la celebración de las seis décadas de la empresa.

Helados Pingüino fue fundada por Edmundo Kronfle. En 1996 fue adquirida por la multinacional Unilever.

Jéssica Villao, gerenta de Marketing de Alimentos y Helados Pingüino, señala que también se han hecho nuevas inversiones. Por ejemplo, se amplió la cámara de frío a un costo de US$11 millones.

Indica, además, el cambio de presentación, en junio pasado, de los envases de los helados de litro a un nuevo formato.

En el 2012 la marca alcanzó una facturación de US$65 millones, Guayas representa el 40% del consumo. La expectativa en este año, dice Villao, es que las ventas crezcan a doble dígito.

En la planta de la empresa, ubicada en la vía a Daule, laboran 220 empleados.