Al despedirse del proyecto de conservación ambiental Yasuní ITT, su ex jefa negociadora Ivonne Baki refirió que en los últimos tres años se le habían asignado US$7.300.000 de presupuesto para impulsar la campaña, pero no desglosó en qué se habían gastado.

Según un monitoreo realizado por El Universo a los documentos existentes en el portal web de transparencia de la Presidencia de la República (www.presidencia.gob.ec) se calcula que entre 2011 y 2013 se invirtieron aproximadamente US$5.374.574 para promocionar la propuesta.

La Secretaría Técnica para la Iniciativa Yasuní-ITT, entidad adscrita a la Presidencia, tenía como misión recaudar de la comunidad internacional US$3.600 millones para los próximos trece años, con la condición de dejar bajo suelo 846 millones de barriles de crudo ubicados en las reservas del parque Yasuní.

Esta entidad fue creada en enero del 2008 para que se haga responsable, afine la estrategia y desarrolle los mecanismos para ejecutar la iniciativa con los cooperantes internacionales.

Su campaña se focalizó en la difusión de videos promocionales dentro y fuera del país, ruedas de prensa internacionales respaldadas por importantes empresarios, actores de cine, cantantes y organizaciones internacionales.

Según sus páginas web, el ministerio Coordinador de Patrimonio y la Presidencia de la República han suscrito unos 29 contratos con distintas empresas para la adquisición de mobiliario y arriendo de las oficinas para uso de la Secretaría, hasta la elaboración de videos, manillas, impresión de libros, consultorías, que bordearían los US$2.073.062.

La inversión más cuantiosa se reporta en la Cruzada Cívica para el Yasuní, para la que se buscó a la Corporación Creativa Cretoscorp por US$480.000; y otra de US$600.000 para planificar una campaña denominada de sensibilización en 2012, que fue encargada a Maruri Publicidad. A Editogran S.A. le solicitaron la impresión de folletos a un costo de US$99.803; y la elaboración de lápices y esferos por US$72.500 entregados a Industrias Stamp Paper.

El total de viajes, así como la inversión que realizó Baki y su equipo de quince personas no se ha transparentado totalmente, pero de la lectura de sus informes parciales de cuentas publicados en la web de la Presidencia se calcula que se visitaron unas 50 ciudades del mundo y solo en viáticos se invirtieron unos US$197.571, el costo de los pasajes no se precisa.

Como ejemplos: en su periplo más reciente, por once días de viáticos por Doha (Catar), París (Francia), Londres (Inglaterra), Baki recibió US$4.287.

Para coordinar acciones en la conferencia del Río+20 que se hizo en Brasil, Hassam Ramy Alia, una de sus colaboradoras, recibió US$3.995.

En publicidad tampoco se conocen las inversiones. Informes del Consejo de Participación Ciudadana recogen que en nueve canales de alcance nacional, durante 2012, se invirtieron US$828.062 en 602 spots. Para 2011, ese rubro llegó a los US$2.275.879 en 1.256 spots. Y en los últimos ocho meses no se reportó publicidad sobre el tema, según esa organización.

El presidente Rafael Correa ha insistido en las últimas semanas que dio total respaldo a este propósito ambiental, aunque uno de los ex titulares de la iniciativa, Roque Sevilla, sostiene lo contrario.

“Gran parte de esos US$7 millones se gastaron en el propio país, que no era el lugar más necesario de la promoción. Pero ha tenido un enorme éxito y respaldo que se muestra en las encuestas, aunque es un respaldo que no genera recursos”.

Sevilla aclaró que el problema no fue el gasto para promocionar la conservación del Yasuní, sino el que hayan seguido vigentes los planes de explotación. “Eso trajo inconvenientes ante los gobiernos, porque (cuando era jefe negociador) nos dijeron que cómo se entiende la promoción de mantener el petróleo bajo tierra, si por otro lado se propone que ese crudo alimente a la Refinería del Pacífico”.

Once plazos fijó el presidente Rafael Correa para la iniciativa.