Según el Banco Central de Ecuador, en agosto del 2011 las reservas de oro fueron de US$1.531,9 millones. A diciembre del mismo año bajaron a US$1.293 millones y volvieron a registrar un pico alto en septiembre del 2012, US$1.501 millones.

No obstante, desde enero de este año se ubicó en US$1.409 millones, en junio volvió a bajar a US$1.010,6 millones. Hubo una recuperación al 19 de julio al ubicarse en US$1.098,6 millones.

Según el ex ministro de Finanzas, Fausto Ortiz, las variaciones a la baja no implican afectación a la liquidez del país.

También explica que la reducción de la reserva monetaria en oro del Ecuador no se debe a que el país haya vendido este bien, pues sigue manteniendo el mismo volumen de oro, pero al precio internacional actual.

Para el ex director del Banco Central, Marcos López, en cambio, la reducción de las reservas de oro significan una mayor fragilidad ante una eventual crisis de liquidez que pudiera darse.

López cuestiona que parte de las utilidades obtenidas con el oro (US$400 millones) hayan sido repartidas al ministerio de Finanzas en el 2010, y plantea que se adopte alguna política para reconformar la reserva.