Quito. Durante tres años, fugaron del país US$2,5 millones para pagar derechos de autor a artistas extranjeros, dijo el Ministro de Cultura Paco Velasco.

Con la nueva Ley de Comunicación, las radiodifusoras ecuatorianas estarán obligadas a promocionar al artista nacional, porque en sus parrillas de programación deberán hacer constar 50% de música nacional y 50% de música extranjera. Esto con el propósito de valorizar y promocionar al artista nacional.

“Desde el 2009, al 2012 fugaron del país cerca de US$2,5 millones para el pago de derechos de autor, que hubieran servido para (financiar) bandas nacionales, cantautores, entre otros", refirió Velasco.

Esta propuesta nace porque en países como Venezuela y Colombia se aplicaron medidas similares y de ese modo pudieron sobresalir artistas que hoy son reconocidos internacionalmente.

En el caso venezolano, según Velasco, pudieron promocionarse internacionalmente artistas como José Luis Rodríguez “El Puma”, Ricardo Montaner y Franco de Vita, entre otros.

Con la normativa de la Ley se daría fin a la denominada “payola”, que según el ministro de Cultura “es una manera tramposa de conseguir audiencias”. Es decir, al artista nacional que ha producido un disco debía pagar en las emisoras para que la canción sea programada y se convierta en un éxito.

De esa manera, manifestó el ministro, “es más importante el aparato marquetinero que la propia producción estética, el espesor artístico del cantante, que el producto en sí”.

Además, resaltó que la producción cinematográfica también deberá tener el respaldo de las cadenas de televisión para su producción y difusión nacional, tomando en cuenta que actualmente el cine nacional cuenta con 35 premios internacionales.

La nueva ley de Comunicación permitirá que se produzcan doce largometrajes al año, todos financiados por un porcentaje de las ganancias publicitarias de los medios de comunicación que cubren un espectro de más de 500 mil habitantes.

En Ecuador existen seis canales que cubren este espectro poblacional, de modo que desde el próximo año las autoridades de Cultura esperan financiar al menos doce largometrajes, con US$2 millones iniciales y ocho millones hasta cubrir la totalidad del porcentaje de ganancias entre el 2% y el 5% de los medios de alcance nacional.