Nueva York. Después de 16 meses de su desplome histórico, Lehman Brothers Holdings podría iniciar la tarea de resolver las reclamaciones presentadas por sus acreedores, ascendentes a más de US$800.000 millones.

Un juez de Nueva York aprobó este miércoles parte del procedimiento que Lehman utilizará para procesar las 65.000 solicitudes de pago presentadas por acreedores en todo el mundo.

Varios acreedores, incluyendo a bancos estadounidenses y extranjeros, han presentado objeciones al plan, al afirmar que viola sus derechos de debido procedimiento a medida que intentan ser compensados con lo que, según ellos, se les debe tras la histórica bancarrota.

Pero Lehman afirma que necesita agilizar el proceso, de forma tal que pueda procesar las reclamaciones con la mayor rapidez posible.

Sin el plan, Lehman afirma que necesitará años para defensa y en un final resolver las reclamaciones.