San Francisco/Nueva York. Las mayores minoristas de Estados Unidos culminaron su año fiscal con ventas en enero mejor a lo esperado, pero el actual primer trimestre pude ser más difícil si los consumidores derrochan en la temporada de fiestas.

Las ventas comparables subieron 3,3% sobre la base de una cuenta de 29 minoristas compilada por Thomson Reuters, conducidas por sorpresas positivas del operador de tiendas por departamento Nordstrom y la cadena de ropa juvenil American Eagle Outfitters.

Analistas esperaban que las ventas de negocios abiertos hace al menos un año subieran 2,5%. Los despachos crecieron en todas las categorías excepto en farmacias, en donde cayeron 1,4%.

Los resultados marcan un rebote con respecto a hace un año, cuando las ventas cayeron 5,7% y siguen a un inesperado aumento de 2,9% en diciembre.

"La sustentabilidad de los resultados de las ventas minoristas de enero dependerá por completo del mercado laboral, no se mantendrá si nos quedamos en un desempleo de dos dígitos", dijo la vicepresidente de la Federación Nacional de Minoristas Ellen Davis.

El número de trabajadores estadounidenses que solicitó subsidios por desempleo subió inesperadamente la semana pasada, informó el jueves el Departamento de Trabajo.

Enero, el último mes del trimestre que incluye las festividades de fin de año, representa una pequeña porción de sus ventas.

Muchas cadenas evitaron las liquidaciones drásticas y los consumidores usaron sus tarjetas de regalos. Varias firmas reportaron ventas que superaron las estimaciones de Wall Street.

Según un cálculo preliminar a partir de 21 minoristas que sigue Thomson Reuters, 13 firmas superaron las estimaciones, mientras que seis las incumplieron. Aún faltaban los reportes de 9 compañías.

Las cifras podrían marcar el quinto incremento consecutivo de ventas mensuales.