ae brand lab

El año de Mercado Libre

El líder en e-commerce en América Latina se perfila como un gran ganador por el impulso en las compras y pagos digitales en medio de la pandemia. Según su COO, Stelleo Tolda, la compañía de origen argentino, valorizada en más de US$ 40.000 millones, está lejos aún de aprovechar todo el potencial de sus negocios. Y su objetivo es seguir creciendo.
Viernes, 19/06/2020 Laura Villahermosa

En la presentación de los resultados del primer trimestre de este año, Mercado Libre se salió de su guion habitual y ofreció más información de la que suele dar en sus citas con sus accionistas y analistas. Y es que el líder en la industria del e-commerce latinoamericano facilitó datos sobre los resultados del trimestre en curso, no solo sobre el pasado, que evidencian su buen momento a nivel regional.

 “Es algo que no solemos hacer típicamente pero que quisimos hacer, porque hay una marcada diferencia en cómo terminó el trimestre y cómo arrancó el nuevo. Justo en las dos últimas semanas de marzo la totalidad de los países estaban en cuarentena y había una preocupación de la gente por temas de salud y en nuestros marketplaces casi en todos los países se buscaban productos como cubrebocas, barbijos o gel antibacterial, pero no tanto el resto de categorías. Vimos una caída y, de hecho, empezamos a preocuparnos sobre qué iba a pasar. Pero empezando abril cambió mucho el comportamiento de los clientes online en general”, dice Stello Tolda, chief operating officer (COO) de Mercado Libre en América Latina.

El cambio en la conducta de los compradores, según su último reporte, relacionado con el contexto de pandemia, se ha traducido del 24 de febrero al 3 de mayo, en 5 millones de nuevos usuarios de Mercado Libre, crecimientos en órdenes de compra en Chile, Colombia y México superiores al 110% y un récord de envíos en su brazo logístico, Mercado Envíos, que registró 1,4 millones de entregas diarias. Según detallaba su chief financial officer, Pedro Arnt, en la conferencia de resultados del primer trimestre, además, si bien la semana del 18 al 24 de marzo la tasa de crecimiento interanual de los artículos vendidos en su marketplace fue de apenas un 3,3%, en abril el número de artículos vendidos aumentó 76%.

 “La gente empezó a entender que se iba a quedar en casa por un tiempo más largo y ahí vimos un crecimiento increíble a partir de abril y entrando en mayo. Vemos a más gente accediendo y que categorías como hogar, supermercados o tecnología empezaron a crecer mucho”, dice Tolda.

Para el ejecutivo brasileño estos meses no han podido ser más ajetreados. Si bien el e-commerce avanzaba a paso ligero en América Latina en los últimos años, el COVID-19 ha supuesto un salto de gran magnitud para esta industria y particularmente para Mercado Libre, cuyo valor de mercado desde abril supera los US$ 40.000 millones.

“Podría decirse que es una valuación bursátil disparatada, pero no es una típica empresa para analizar por múltiples de valuación relativa sino por el ecosistema que está creando, al estilo Apple o Amazon, donde confluyen muchos temas, no solo el e-commerce, que obviamente es un mercado en ascenso”, dice Gustavo Neffa, partner y director de la firma de análisis de mercados Research for Traders.

“Esta valorización es un reconocimiento que el mercado hace a las condiciones que la compañía tiene. En un momento en el que nos hemos volcado a consumir servicios y productos digitales, Mercado Libre queda en una posición preferente. La compañía es nativa digitalmente, y eso la hace diferente al retail tradicional, tiene 20 años de historia, lo cual le da una estándar distinto y tiene un alcance regional”, dice Claudio Pizarro, investigador del Centro de Estudios del Retail (CERET), Ingeniería Industrial, de la Universidad de Chile y managing partner de CIS Consultores.

El e-commerce regional ha estado avanzado  a gran velocidad, creciendo 154% entre 2014 y 2019, según el proveedor de investigación de mercado Euromonitor International. Con el boost del COVID-19,  la penetración del e-commerce en la región creció 387%, según la empresa de datos Kantar, llegando a avanzar en cuatro semanas más de un 500% en México. “El crecimiento del e-commerce ha sido muy grande. Aquellos que tenían capacidades digitales desarrolladas pudieron aprovecharas para resolver rápidamente el cierre del canal tradicional. Algo que nos hubiera tomado quizás más de cinco años lo vivimos ahora”, dice Marcos Pueyrredon, Global VP Hispanic Markets de VTEX y presidente del Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico.

En el caso de Mercado Libre, que cerró el año pasado como líder en ventas de e-commerce B2C en la región y con un 18,8% del mercado, según Euromonitor, sus ingresos netos registraron un crecimiento interanual del 70,5% en moneda constante y ascendieron a US$ 652,1 millones. Sus ingresos en e-commerce, particularmente, avanzaron 62% en moneda constante, mientras que los de su fintech, Mercado Pago crecieron 83,4%.

Se trata de cifras que, justamente, fundamentarían su alta valorización reciente, según Julián Fernández, analista bursátil y asesor de Estrategias de Inversión de la mexicana Bursamétrica. “Muchos negocios están recurriendo a Mercado Libre para satisfacer sus necesidades de venta. El valor al que ha llegado sí corresponde a un comportamiento fundamentado debido al incremento que ha tenido operacionalmente”, dice Fernández.

Rentabilidad en espera

Al analista mexicano, como tampoco a Gustavo Neffa, no le preocupan los números rojos que mantiene la compañía de origen argentino en sus resultados del último trimestre, en el que registró unas pérdidas operativas de US$ 29,7 millones, tras cerrar 2019 con unas pérdidas de US$ 171,99 millones. “Es una empresa en expansión, en crecimiento, que ha bonificado los gastos de envío en algunos países y está invirtiendo mucho en publicidad”, justifica Neffa.

Stelleo Tolda explica que hace tres años Mercado Libre era una empresa muy rentable, pero que crecía menos de lo que creían que podía hacer. Y tomaron la decisión de invertir más con el objetivo de impulsar más su crecimiento. “A partir de ese movimiento empezamos a invertir más y eso nos llevó a crecer más rápido. Apostamos por nuevos negocios e invertimos en operaciones logísticas y nuestra cartera digital. Eso hace que hayan pérdidas, pero son pérdidas por diseño, pensadas para que la empresa pudiera crecer más y entrar en nuevos negocios”, dice el ejecutivo, quien cree que los analistas entienden bien sus planes, lo cual refleja la confianza que tienen en la empresa.

De hecho, Bursamétrica estima que en el segundo trimestre los resultados de la compañía arrojarán ya utilidades. Y es que las perspectivas de crecimiento de la compañía son inmensas, dado el alto potencial de crecimiento de sus dos negocios: e-commerce y fintech Y esto a pesar del difícil momento por el que pasan las economías en América Latina, especialmente Brasil y México, que se perfilan como las más golpeadas este año, con contracciones alrededor del 7% en el primer caso y del 8%, en el segundo. De los 18 países a los que atiende en América Latina, Brasil es su mayor mercado, y supone alrededor de la mitad de sus transacciones de e-commerce, mientras que México comparte con Argentina el segundo lugar.

Stelleo Tolda explica que se trata de la tercera gran crisis que vive la compañía y justamente en las dos anteriores pudieron ver que el e-commerce y los servicios financieros online siguen creciendo. “No es tanto por el efecto de la macroeconomía en nuestro negocio sino por los cambios de hábitos del consumidor en nuestros mercados. Lo que más impulsa el crecimiento de nuestro e-commerce es el movimiento del offline al online. No tenemos cómo comparar cómo sería nuestro performance si los países crecieran, pero no nos preocupa en particular la situación puntual de la macroeconomía de un país u otro”, dice Tolda.

El ejecutivo brasileño destaca que su objetivo es crecer, aprovechando el potencial de sus dos negocios, considerando su baja penetración. En el caso del negocio de e-commerce business to consumer (B2C), Marcos Pueyrredon asegura que no sería sorprendente que en los países con ecosistemas más maduros, como Brasil, Argentina, México, Colombia y Chile, el retail e-commerce alcance una penetración del 20% para 2021, considerando que en mercados más desarrollados, como Estados Unidos, en las últimas ocho semanas la penetración del comercio minorista online sobre el comercio minorista pasó del 16% al 21%. En 2019, Brasil y Chile cerraron con un promedio del 5%, mientras que las penetraciones de Argentina y Colombia son del 3% y la mexicana un 2%.

“Todavía el e-commerce en América Latina tiene que penetrar mucho más”, dice Claudio Pizarro, del CERET, quien asegura que los nuevos usuarios que consumen servicios digitales van a seguir haciéndolo de aquí en adelante.

Ante la alta demanda de hoy en la esfera retailer, Mercado Libre ha tenido que reforzar sus operaciones logísticas, y, según Stelleo Tolda, seguirán invirtiendo en este ámbito en los próximos meses. El año pasado inauguraron tres centros de distribución en México, Argentina y Brasil. “Creemos que para que la gente pueda comprar con más frecuencia online es esencial tener una buena experiencia y esta pasa no solo por buscar y encontrar un producto en nuestro sitio, sino también todo el proceso pagar y, después, recibir. El objetivo es entregar cada vez más rápido y a menores costos”, dice Tolda.

De hecho, en línea con este propósito la compañía anunció a principios de junio que los próximos meses hará 5.000 nuevas contrataciones, y el 70% de estas serán posiciones de trabajo para sus centros de almacenamiento. Y Brasil concentrará el 45% de estas contrataciones, mientras que en Argentina y México se darían el 25% en cada uno de ellos.

Despegue fintech

Cuatro años después de que Marcos Galperín creara Mercado Libre mientras cursaba su MBA en la Universidad de Stanford, la compañía fundó su propia plataforma de pagos, Mercado Pago, y que hoy es una empresa de servicios financieros, cuya billetera digital se ha convertido en la mayor de la región.  

“Mercado Pago se ha transformado en la billetera virtual más exitosa no solo de Argentina sino de América Latina y ahí es donde hay un tremendo potencial”, dice Gustavo Neffa, quien cree que la compañía apunta a integrar todos los medios de negocio de una fintech.

Durante el primer trimestre, Mercado Pago procesó 290,7 millones de transacciones de pago, un 102% más que el año anterior y la empresa destaca que el volumen de pagos a través de su billetera virtual continúa creciendo a tasas interanuales de tres dígitos en Argentina, Brasil y México. “Estamos tratando de invertir y desarrollar más Mercado Pago. La digitalización de pagos online a través de los celulares está creciendo y lo estamos empujando mucho. Eso pasa por pagar tanto en servicios online, comprar productos online, pero también cada vez más en el mundo offline, en el mundo físico”, dice el COO de Mercado Libre, que obtiene el 41,6% de sus ingresos netos de su negocio fintech.

Stelleo Tolda reconoce que el cierre de muchas tiendas ha jugado en contra de sus servicios financieros offline a través de celulares, pero destaca el buen desempeño online, y que evidencian sus cifras. “Hay un crecimiento importante tanto en servicios financieros online, dentro del marketplace, pero también en otros sitios online, donde Mercado Pago es una herramienta. Hay una preocupación de la gente con el dinero físico y eso también es parte del crecimiento”, dice Tolda, quien asegura que estas semanas han dejado de invertir tanto en sus servicios de pago físicos.

Para el ejecutivo, la baja bancarización de los países de América Latina es un indicador clave del potencial que tiene su ala fintech, tanto en sus plataformas de pago, como en una de sus apuestas más recientes: Mercado Crédito.

Y es que, como destaca el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en un reciente informe sobre mecanismos de pagos digitales, si bien las tasas de inclusión financiera de la población en América Latina y el Caribe están creciendo, son bajas en comparación a las economías avanzadas, como también lo es la penetración del dinero móvil. Según el Global Findex 2017 –cita el estudio– el 54,4% de los adultos de la región tiene acceso a una cuenta bancaria, frente al 39,3% de 2011, y solo el 7% de los adultos tiene cuentas de dinero móvil, frente al 24% de África Subsahariana.

“Hay una parte importante de la población en distintos países de América Latina que no tiene un buen acceso a servicios financieros en general, a pagos, ahorro y crédito y nuestra visión es, a través de Mercado Pago, democratizar el acceso a estos servicios a mucha gente”, dice Stelleo Tolda.

El COO de Mercado Libre destaca el potencial de Mercado Crédito, que empezó ofreciendo préstamos a vendedores de su marketplace, pero hoy se enfoca también en el consumidor. “Hay un crédito limitado en América Latina y la penetración de tarjetas es bastante baja. Estamos empezando a ofrecer estos préstamos a consumidores”, dice. A diferencia de otras entidades financieras, Mercado Pago ofrece préstamos de corto plazo, de tres a seis meses, de capital de trabajo o crédito de consumo. Y, según Tolda, en el contexto de morosidad creciente como consecuencia de la crisis, la incobrabilidad de sus carteras está bastante bajo control. “Vale la pena decir que el tamaño de nuestra cartera es bastante chico comparado con el de las grandes instituciones”, matiza. En el primer trimestre su cartera de crédito era de US$ 148 millones, un 16,5% menor al del trimestre anterior.

Para Julian Fernández, de Bursamétrica, el escenario de pandemia podría suponer un impulso también para soluciones de crédito como las de Mercado Crédito. Y es que el analista pronostica un distanciamiento de la población respecto a los bancos, que, pese a que han permitido reprogramar las deudas de sus clientes, en algunos casos están cobrando intereses por ello. Además, este año las entidades financieras tradicionales verían reducida su emisión de tarjetas de crédito. “El tipo de consumo va a cambiar y va a haber un incremento en herramientas como las de Mercado Pago”, dice Fernández, quien destaca que 2020 va a ser, sin duda, el “año de Mercado Libre”.

No es Amazon, ni e-Bay

Si bien Mercado Libre nació a imagen y semejanza de e-Bay y es considerado por muchos un Amazon latinoamericano, los caminos de la compañía respecto a ambos gigantes del e-commerce se han ido distanciando, entre otras cosas, por su apuesta fintech. “Principalmente ejecutó muy bien modelos que en países más desarrollados estaban siendo muy exitosos, empezando por e-Bay, pero después evolucionó en su propio modelo y propuesta de valor centrada en una gran comunidad de compradores y vendedores. Ya tiene una identidad propia de su modelo, apalancado más en economía colaborativa, fintech y servicios de valor agregado del marketplace”, dice Marcos Pueyrredon, del Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico.

Sus pasos, asimismo, a diferencia de Amazon, no le conducen a tomar una escala global, por ahora, según su COO Stelleo Tolda, a pesar de que analistas como Gustavo Neffa aseguran ver en ella aspiraciones de ir a otras regiones. “Estamos hace 20 años en América Latina y entendemos también que los negocios de e-commerce y servicios financieros requieren un entendimiento, un componente muy local. En el primer negocio se debe tener los pies en el suelo y desarrollar relaciones con vendedores y proveedores locales y conocer a los operadores logísticos de cada país. Y en el ámbito financiero es importante entender los pagos de cada uno de los servicios financieros”, dice Tolda. 

“Uno de los errores de Amazon fue crecer y crecer y llegar a todo el mundo y tratar de ser un competidor de Alibaba. El acierto de Mercado Libre es ser una empresa local, para América Latina. Esperemos que no se quieran comer la manzana de un solo mordisco y que vayan a por un crecimiento constante y seguro”, dice Julian Fernández.

Stelleo Tolda destaca el potencial en América Latina del cross border trade, comercio transnacional y asegura que Mercado Libre está empezando a trabajar en este tipo de comercio entre los países con mayor apertura a las importaciones de la región –México, Chile, Perú y Colombia–. “Eso nos genera también la posibilidad de traer productos principalmente de Estados Unidos y China. Hoy tenemos vendedores en nuestras plataformas ubicados en ambos países y que a partir de ahí venden a América Latina”, detalla.

El COO de Mercado Libre asegura que hoy están trabajando mucho en las piezas que les permitirán aprovechar el enorme potencial de sus negocios. Y la crisis actual parece ser un contexto favorable para lograrlo.

 

 

Stelleo Tolda, COO de Mercado Libre en América Latina: “El potencial de nuestros negocios es enorme”

Para el chief operating officer de Mercado Libre, Stelleo Tolda, el escenario de pandemia no ha alterado mucho los planes de la compañía, que tiene un especial foco en sus operaciones logísticas y servicios financieros.

La operación de Mercado Libre parece haberse adaptado bien a la disrupción generada por la expansión del coronavirus, que podría subir a la compañía a una ola mayor de crecimiento de la que había tomado años atrás en sus negocios de e-commerce y servicios financieros. Entrevistamos en exclusiva sobre las medidas que ha tomado Mercado Libre tras el avance de la pandemia.  

  • - Con la expansión del COVID-19 decidieron recientemente repotenciar su oferta de supermercados en Argentina y han anunciado la contratación de 5.000 personas. ¿El escenario actual ha cambiado mucho sus planes?

No mucho, pero sí cambiaron. Algo que vimos con este crecimiento fue la necesidad de reforzar nuestras operaciones logísticas. Muchas contrataciones que hicimos y vamos a seguir haciendo son justamente para esas operaciones. Eso es, sin duda, un adelanto en contrataciones. Específicamente en la categoría de supermercados, era algo que estaba en nuestros planes pero que adelantamos. Fuimos a la industria, a distribuidores, para hablarles del interés de tener sus productos de supermercado, de bienes esenciales, porque la demanda había crecido mucho. Eso también fue un cambio importante. Donde también cambiamos de planes fue en la digitalización de pagos online para las tiendas físicas a través de celulares, que estábamos empujando mucho y donde hemos dejado de invertir tanto.

  • - Desde el punto de vista logístico, ¿les ha presionado el fuerte crecimiento en pedidos que han experimentado a partir de abril? ¿estaban preparados para dar respuesta a esta alta demanda?

La verdad es que sí estábamos preparados. Somos una empresa de tecnología y en nuestra operación logística hay detrás mucha tecnología que nosotros mismos hemos desarrollado y la arquitectura de esta red logística que estamos armando es muy abierta. Estamos tratando de no depender de ninguna transportadora, de ningún único player, sino distribuir nuestra demanda entre muchos operadores logísticos. Y eso hizo que nosotros pudiéramos enfrentar el enorme crecimiento que estamos teniendo sin grandes problemas. Diría que hay crecimiento en toda la región y en cada uno de los países y no hemos tenido problemas por este crecimiento. 

  • - ¿Cómo afrontaron las restricciones de movilización por la pandemia a nivel de sus equipos?

A inicios de marzo tuvimos una reunión del board de Mercado Libre donde tenemos a algunos directores que viven en Asia y nos empezaron a contar lo que estaba pasando, lo que levantó un poco la alarma de la necesidad de avanzar nuestros planes de teletrabajo. Justamente yo tengo a cargo el área de customer experience y empecé a mirar cómo sería el teletrabajo para un grupo importante. En esa área, que es interna, nunca habíamos implementado el teletrabajo. En dos semanas, sin embargo, el 90% de Mercado Libre, que tiene más de 11.000 empleados, pasó a teletrabajar. Algunos, como yo, que desde hace unos años trabajo los viernes desde casa, estaban muy acostumbrados. Pero otros no, pero ahora ya están acostumbrados a trabajar desde casa. En los inicios fue un gran aprendizaje, y encontrar el equilibrio entre la vida laboral y personal fue muy importante. El 10% que trabaja en nuestras operaciones logísticas sí siguió trabajando en nuestros centros de distribución, con protocolos de seguridad, con cubrebocas, espacios separados, y limpieza constante de los espacios. Hemos tenido pocos casos de COVID-19 y los que tuvimos se recuperaron.

  • - De las 5.000 contrataciones que han anunciado buena parte se concentran en Brasil y México, que son sus mayores mercados. ¿Seguirán apostando por ambos?

Sí, sin duda. Nuestro compromiso es con toda la región y con cada uno de los países en los que estamos, pero Brasil y México para nosotros son muy estratégicos. Brasil es hoy nuestro primer mercado, que representa más o menos la mitad de nuestro volumen de transacciones, pero también es un mercado donde hay potencial de crecimiento y que lideramos, pero creemos que podemos seguir haciéndolo y hasta ganar participación de mercado. México, a su vez, empata con Argentina como segundo principal mercado del marketplace, no así en Mercado Pago, donde Argentina tiene un mayor negocio. Creemos mucho en su potencial. Viene de un estadio de desarrollo, de crecimiento, que viene por detrás de Brasil y Argentina, y creemos que tiene mucho por seguir desarrollándose.

  • - ¿Qué metas se ha fijado como COO de la compañía?

Crecer, principalmente. Como mencionaba antes el potencial de nuestros negocios es enorme y hay que trabajar en las bases para que todo pueda funcionar. El foco está muy puesto en las operaciones logísticas y los servicios financieros. En los segundos, más allá de Mercado Pago, tiene mucho potencial el ofrecimiento de créditos, que hacemos con Mercado Crédito. Realmente mi foco es el crecimiento porque vemos muchas oportunidades e iniciativas que nos pueden ayudar a seguir creciendo.

  • - ¿No altera el contexto de pandemia sus planes en Mercado Crédito? Las carteras de la banca tradicional están deteriorándose.

Nosotros fuimos conservadores en los inicios de la pandemia. Reducimos la oferta de préstamos en un primer momento, pero, después, entendiendo mejor los riesgos, fuimos abriendo la cartera de préstamos. Nuestros préstamos no son de largo plazo y la incobrabilidad de nuestras carteras está bastante bajo control.

  • - Las entidades financieras tradicionales destacan a menudo que las altas tasas que se ven en algunos mercados se deben a que el riesgo que asumen es alto y que hay poca información sobre la población. ¿Cómo planean solucionarlo? Se dice que la innovación es la llave para impulsar la bancarización, pero no se acaba de encontrar la fórmula.

Eso tiene mucho que ver con nuestra oferta de préstamos, que es en base a la cantidad de datos que nosotros manejamos en nuestras plataformas. El acceso es limitado, sí, y las empresas lo que hacen es desarrollar sus propias bases de datos y sus propios modelos de riesgo para la concesión de préstamos. Es lo que estamos haciendo nosotros, a partir de tecnología propia, de datos que tenemos y de modelos de machine learning. Evolucionamos mucho en el conocimiento que tenemos de nuestras bases de usuarios. Algo que hacemos es que empezamos chicos, no apostando todo el capital de una vez. Lo que hemos hecho con el crédito a consumidores, principalmente, son préstamos de montos chicos pensados como una inversión de adquisición de cliente casi, no como un préstamo. En base a si la gente nos paga estos préstamos les volvemos a prestar más plata. En base al comportamiento inicial vamos desarrollando esta cartera.

  • - Recientemente se formalizó una nueva solución de pagos creada por la banca tradicional [Play Digital, de los bancos BBVA, Santander, Galicia y Macro] y se dice que competiría directamente con Mercado Pago. ¿Le preocupa la nueva competencia en el ámbito financiero?

Nuestro foco ha sido democratizar el acceso a estos servicios financieros, de préstamos, de pagos, y cuentas de ahorro también. Y lo que vemos es que no estamos quitando clientes a los bancos tradicionales, sino que estamos llegando a nuevos clientes, a gente que no estaba bancarizada y que no tenía acceso al sistema. Creo mucho más en eso. Es un mercado enorme donde sí hay espacio. No es cuestión de si son las fintech o los bancos, sino que pueden convivir ambos. Obviamente los mejores sobrevivirán y crecerán. Es una competencia muy sana y nosotros estamos muy acostumbrados a tener competidores.

  • - En el ámbito del e-commerce, ¿abre el escenario actual espacio para más alianzas? Muchas marcas que, quizás, estaban empezando a desarrollar su propio canal, con todo este shock deben buscar aliados.

Para nuestro marketplace somos muy abiertos. Nuestra visión es que tenemos un marketplace con mucha demanda y tráfico y es importante que las marcas principales estén ahí vendiendo, anunciando sus productos. Tenemos un área de publicidad online y es algo a lo que le vemos mucho potencial también. El punto es que nunca somos exclusivos y trabajamos con alianzas exclusivas. Más bien creo que es importante que las marcas desarrollen también sus marcas individuales. Si uno tiene una marca importante en el mundo offline y es muy conocido, es muy importante que de alguna manera tenga su dominio y su presencia online. No es uno u otro, sino que son los dos.