ae brand lab

El precio de volar en pandemia: tickets más baratos, pero no por mucho tiempo

El desbalance que hay entre la oferta y la demanda ha provocado una baja considerable en el precio de los boletos aéreos, con descuentos que pueden alcanzar el 30% para vuelos internacionales y más del 50% en vuelos domésticos. Las aerolíneas apuestan a que este escenario ayude a incentivar a los viajeros a que vuelvan a volar.
Miércoles, 04/11/2020 Gianni Amador

La pandemia y la crisis generada por las medidas de confinamiento supusieron un fuerte golpe a la dinámica en la industria aérea a nivel mundial. Los viajeros son muy pocos en estos tiempos y la tendencia no mejorará en gran medida el próximo año, según estimaciones de organismos como la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Este panorama implica, además, que las aerolíneas se mantengan con un mínimo de rutas y una capacidad muy por debajo de lo acostumbrado.

En este complicado contexto de baja demanda para las aerolíneas, el precio de los boletos aéreos ha disminuído considerablemente, sobre todo en el mercado doméstico, que es donde las aerolíneas esperan una reactivación mucho más rápida. Pero, ¿podrán mantenerse estos bajos precios por mucho tiempo? Las aerolíneas lo descartan: en la medida en que vaya retornando la normalidad, los valores se incrementarán.

Según las ventas reportadas en agosto y septiembre de este año por la agencia de viaje en línea Despegar, las tarifas de los pasajes aéreos de destinos internacionales bajaron un 23% en promedio, mientras que los nacionales (en el caso de Chile) disminuyeron cerca del 15% respecto a los precios del mismo período del año pasado.

Dirk Zandee, country manager de la Región Andina de Despegar, explica que esta disminución se ve influenciada también por la temporalidad y el tipo de cambio. “Por ejemplo, en esta misma fecha el año pasado había mucho interés para viajar en verano, que es temporada alta, y actualmente esto ha cambiado debido al contexto de la pandemia”, comenta.

En octubre, sin embargo, el panorama se tornó más halagüeño, pues las reservas de vuelos a inicios del décimo mes en Despegar aumentaron casi en un 60% respecto a las dos semanas anteriores, luego de que en septiembre se reactivarán las operaciones aéreas en los principales países de la región, lo que da muestra de un creciente interés por volver a volar, especialmente hacia el Caribe.

Dos de los destinos más solicitados en los últimos meses en la agencia online son Cancún y Miami, no tanto por su atractivo turístico, sino porque los boletos a estas ciudades presentan la mayor oferta. Según detalla Zandee, para volar a las paradisiacas playas de la península de Yucatán, los tickets están un 35% más económicos (aproximadamente US$300 ida y vuelta), mientras que para volar al sur de la Florida los precios están 29% más baratos (entre US$ 400 y US$ 500 en temporada alta). Bogotá, Cali y Nueva York también están entre los destinos más solicitados.

Pero, en vista de que en la mayoría de los países aún se mantienen las restricciones para el turismo internacional, las compañías aéreas y agencias de viajes están apostando más por lo local para reactivar sus golpeados negocios.

En Chile, los boletos para vuelos domésticos pueden adquirirse, en algunos casos, hasta a la mitad del precio que valían antes de la pandemia. Según datos aportados por el metabuscador de viajes Kayak, la ciudad de Puerto Montt −al sur del país− es uno de los destinos más buscado en los últimos meses y el que ha alcanzado una mayor disminución en su precio con un 50% menos, comparando los meses de enero/marzo vs junio/agosto. Otros de los destinos dentro de Chile más solicitados en Kayak son Punta Arenas (-36%), Temuco (-29%) e Isla de Pascua (-28%).

Gabriel Weitz, country manager de Kayak para Argentina y Chile, reconoce que, frente a la coyuntura actual, los precios de los destinos han presentado cambios, “algunos muy sutiles y otros de forma considerable”. Además, observa un mayor interés de los usuarios por aprovechar la oportunidad que ofrece el mercado de adquirir boletos a un menor costo. “En una reciente encuesta que realizamos, el 59% de los consultados dijo tener intención de viajar en los próximos seis meses”, comenta.

Es una tendencia que también valora el máximo responsable de Despegar para la región Andina. “Tenemos claro que el bolsillo de todos los viajeros se ha visto afectado de alguna u otra forma, por ello, la industria en general ofrece mejores oportunidades para los viajes aéreos, terrestres y alojamientos, para hacerlos más accesibles”, sostiene.

En algunos casos, como el de Colombia, los precios de boletos aéreos comenzaron a dar muestra de recuperación a medida que las aerolíneas reactivaron sus operaciones. En el reporte de inflación correspondiente a septiembre del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), los precios en los pasajes tuvieron un aumento del 3,78% con respecto a agosto y de 9,78% si se compara con junio, el mes que registró la mayor baja en las tarifas.

Aun así, el valor de los tickets sigue siendo más bajo que en tiempos antes de la pandemia: según datos del DANE −publicados por El Tiempo− en los primeros nueve meses de 2020 los precios cayeron 5,62%. Algunas aerolíneas colombianas, sobre todos low cost, ofrecen vuelos domésticos por debajo de los US$ 25 y descuentos que pueden alcanzar el 60% para destinos internacionales.

En México la realidad no es muy distinta. El mes pasado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó una disminución en las tarifas aéreas del 28% para los meses julio y agosto, aunque ese efecto no se sintió de la misma manera para todos los destinos. El precio de los boletos para ir a Estados Unidos desde México casi no ha sufrido variación, mientras que en el caso de los destinos a Sudamérica la diferencia sí es notoria, según un reporte del blog de viajes y turismo Mundukos. Por ejemplo, para viajar desde Ciudad de México a Buenos Aires se puede conseguir pasaje en US$ 600, cuando normalmente cuesta más de US$ 750; y volar hasta Quito puede costar US$ 100 menos.

Nuevas estrategias

Con este nuevo escenario, a las aerolíneas no les ha quedado otra opción que adaptarse no solo en lo operativo −con menos rutas y capacidades−, sino también en lo comercial, aplicando nuevas estrategias que despierten el interés de la gente para volver a volar.

“En nuestro sector las tarifas están en línea con la oferta y la demanda que las rutas tengan, pero ahora también entra a jugar un papel clave la capacidad aprobada por los gobiernos. En la mayoría de los países no estamos operando a full capacidad”, explica Felipe Obando, gerente de ventas de Avianca para Chile y Bolivia. En concreto, eso se traduce en menos sillas disponibles en el mercado.

Esta realidad ha llevado a compañías como Aeroméxico a aplicar promociones como ventas nocturnas y azules, en las que ofrecen precios “muy atractivos”. Además, la compañía recientemente lanzó una campaña para incentivar los viajes nacionales con paquetes de “Home Office” en la playa, a través del programa Gran Plan de Aeroméxico.

Así como la principal aerolínea mexicana, otras compañías aéreas en ese país están incentivando los viajes domésticos, principalmente las de bajo costo. Es el caso de Volaris, que liberó 7 millones de asientos con un 80% de descuento en su tarifa regular para volar hasta octubre de 2021. Este plan incluye boletos desde los US$ 30 a 17 rutas nacionales. Por su parte, la low cost Viva Aerobus implementó un plan denominado “Tarifa Zero” mediante el cual ofrece boletos desde US$ 9,5 a diferentes destinos dentro de México para los pasajeros que solo viajen con una mochila. La promoción representa un descuento de 60%.

En Chile, la aerolínea JetSMART −que se autodenomina de “ultra bajo costo” − inició esta semana la campaña “Cyber SMART” , que ofrece boletos para volar desde el 1 de diciembre de este año hasta el 30 de septiembre de 2021 a precios que van desde US$ 2,5 más el valor de la tasa de embarque para viajes dentro de Chile, y desde US$ 22 más el costo de la tasa para destinos internacionales como Buenos Aires y Lima. “En JetSMART queremos que las personas vuelvan a viajar y estamos buscando que nuestros pasajeros comiencen a hacer planes con tarifas especiales y nuevas políticas de flexibilidad para volar sin inconvenientes en la fecha que ellos estimen, sin costos adicionales”, comenta Víctor Mejía, CCO de JetSMART, cuya promoción se mantendrá hasta el 4 de noviembre.

En las agencias de viaje virtuales saben que el mercado doméstico será el principal atractivo por un tiempo y también se preparan para potenciar esa oferta. “En Despegar estamos con el foco puesto en fomentar el turismo interno y trabajar con las entidades correspondientes para desarrollar destinos particulares”, señala Dirk Zandee.

Compras “flexibles”

Dado que las restricciones aún se mantienen en la mayoría de los países, la industria aérea ha flexibilizado las condiciones de compra y cambio para aquellos pasajeros que se han quedado sin volar debido al cierre de las fronteras o que adquieran un boleto recientemente. En tanto, los sitios web que facilitan la compra de tickets y paquetes turísticos como Despegar y Kayak, han adaptado sus formatos para hacer visible esa “flexibilidad”.

Zandee reconoce que uno de los aspectos más buscados por los viajeros en estos momentos es la oportunidad de poder modificar la fecha de viaje sin que eso signifique pagar más. “La mayoría de los actores del sector ha comprendido que la flexibilidad es un aspecto clave en esta etapa, para que los viajeros puedan planificar su próxima experiencia con tranquilidad”, afirma. Por tanto, Despegar ofrece pasajes aéreos que permiten cambios de fecha sin pagar multa, y en algunos casos, sin diferencias de tarifa.

En Kayak, explica Gabriel Weitz, han dispuesto de un filtro de cambios flexibles que le muestra al usuario solo los proveedores que ofrecen este tipo de servicios. “Así pueden comprar el pasaje aéreo teniendo toda la información posible”, sostiene.

 

Las aerolíneas, en su mayoría, están brindando la oportunidad de cambiar el boleto sin cobro de penalidad y, en algunos casos, sin diferencia tarifaria, siempre y cuando se realicen en la misma cabina y en la misma ruta, y dentro de los lapsos establecidos para ello. Los plazos varían según la compañía y presentan excepciones dependiendo de la fecha en la que fue adquirido el ticket. El beneficio no aplica a todos los pasajes.

Cuando el pasajero tenga una prueba de PCR para COVID-19 con resultado positivo, sea sospechoso de tener el virus o cuente con un familiar directo contagiado, las compañías exoneran la penalidad por el cambio de fecha siempre que presente un justificante que certifique cualquiera de los tres casos. Algunas compañías, como Aeroméxico, ofrecen incluso la opción de reembolso a través de un voucher electrónico o reembolso en forma del pago original.