La constructora de aviones brasileña Embraer tuvo unas pérdidas de 9,9 millones de reales (US$4,42 millones) en el segundo trimestre de 2013, en contraste con los 124 millones de reales (US$55,3 millones) que obtuvo de beneficio en el mismo período de 2012, informó la compañía.

Embraer divulgó que la facturación entre abril y junio alcanzó los 3.239 millones de reales (US$1.446 millones), que suponen una contracción del 4,17% en comparación con los mismos meses del año pasado.

Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) para el trimestre fue de 427,1 millones de reales (US$190,7 millones), un 18,5% menor al del período abril-junio de 2012.

El fabricante aeronáutico atribuyó la caída en los beneficios "en gran parte, por la valorización de aproximadamente el 10% del dólar estadounidense frente al real", situación que generó un aumento de los impuestos de renta diferidos, "que no generan desembolso de caja".

Entre abril y junio, Embraer entregó 22 aeronaves comerciales y 29 ejecutivas y la cartera de pedidos firmes aumentó hasta los US$17.100 millones, su mejor nivel desde el tercer trimestre de 2009.

El aumento de la cartera, apuntó la empresa, fue una respuesta a las ventas significativas en los segmentos de aviación comercial y los negocios del sector de defensa y seguridad.