Lisboa. El grupo brasileño Camargo Correa debe presentar una contraoferta para asumir el control del fabricante de cemento Cimpor o retirar su propuesta de fusión, según preciso La Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM)

Camargo Correa -un conglomerado de construcción civil y de bienes raíces- ofreció el miércoles fusionar su negocio de cemento con Cimpor y comprar una participación de entre 15% y 25% en la mayor cementera portuguesa.

Cimpor es blanco de una oferta de adquisición de la brasileña Compañía Siderúrgica Nacional CSN.

CMVM dijo en una declaración que "notificó a Camargo Correa que había empezado un proceso administrativo con el propósito de cumplir la fusión propuesta con las reglas sobre las contraofertas (...) o retirarla".

Dijo que Camargo tiene 10 días para responder a la demanda.

Una contraoferta tiene que apuntar al menos la misma participación de la oferta de adquisición y ser por lo menos un 2% más alta que la oferta inicial bajo las reglas de CMVM.

CSN quiere comprar al menos un 50% más una de las acciones de Cimpor a $5,75 euros por acción.

La junta de directores de Cimpor había rechazado la oferta de la acerera CSN como hostil y baja antes de la oferta de Camargo, pero CSN dijo que seguía buscando un acuerdo con los accionistas de Cimpor.

Analistas esperan que CSN aumente su oferta inicial, que valuaba a la firma portuguesa en cerca de $3.860 millones de euros (US$5.570 millones).

Tras la oferta de Camargo, CSN se quejó de que estaba tratando de conseguir el control de Cim bajo condiciones más favorables que las que habría implicado una contraoferta adecuada.

Las acciones de Cimpor, que cerraron prácticamente planas el viernes a $6,37 euros y perdieron cerca de un 1% durante la semana, aún operan muy por sobre el precio ofrecida por CSN porque los operadores esperan que CSN o su rival ofrezcan más.