El grupo austríaco de ingeniería industrial Andritz anunció este jueves que recibió un encargo de la Empresa Eléctrica Guacolda para modernizar y descontaminar la producción eléctrica en la planta de Huasco, en la Región de Atacama.

Esta entidad, que funciona en base a carbón, recibirá de la empresa austríaca tres instalaciones de limpieza de humos de escape, una planta de reducción catalítica selectiva y cuatro plantas de desalinización.

El volumen de este encargo es de $102 mil millones (US$200,2 millones), aseguró Andritz en un comunicado emitido desde su central en Graz, al sur de Austria.
Según la empresa austríaca, los equipos estarán listos para su funcionamiento entre finales de 2015 y comienzos de 2016.

Legislación chilena. Este encargo se debe a un endurecimiento de la legislación chilena que exige reducir las emisiones contaminantes en la producción energética, señaló Andritz.

La potencia de la planta de Huasco es de 608 megavatios, con los que se abastece parte de los hogares privados y también las necesidades de la industria local.

Según la propia Andritz, este encargo desde Chile confirma su posición “como uno de los líderes mundiales en el sector de equipos de limpieza de humos y planta de reducción catalítica selectiva”.

El consorcio austríaco emplea a unas 23.200 personas en todo el mundo, con lugares de producción en más de 200 localidades.
En 2012, Andritz registró una facturación récord de 5.170 millones de euros (unos US$6.800 millones), con un beneficio neto de 242 millones de euros (US$ 320 millones).