Sao Paulo.- Los grandes fabricantes de camiones están respondiendo a consultas de empresas brasileñas que evalúan comprar sus propias flotas, a fin de eludir los efectos de tarifas más altas tras la huelga del sector de transporte de carga que paralizó buena parte del país sudamericano en mayo.

Volvo AB y la unidad de camiones Mercedes-Benz de Daimler AG recibieron preguntas de grandes empresas sobre la compra y operaciones de sus propias flotas de camiones, dijeron representantes de las automotrices de carga pesada.

Los pequeños compradores, como agricultores, ya han empezado a realizar pedidos, lo que se suma a la gran demanda por camiones pesados en Brasil, en la medida en que la economía más grande de América Latina se recupera de una profunda recesión.

Las ventas de camiones escalaron sobre 38.000 vehículos en los siete primeros meses de este año, un alza de casi 49 por ciento respecto al mismo período de 2017, informó el lunes el grupo de fabricantes de automóviles Anfavea.

"Todos se están preparando, pidiendo presupuestos, calculando escenarios, explorando otros modelos (de transporte)", dijo Roberto Leoncini, vicepresidente de ventas de autobuses y camiones de Mercedes-Benz do Brasil.

"Todos se están preparando, pidiendo presupuestos, calculando escenarios, explorando otros modelos (de transporte)", dijo Roberto Leoncini, vicepresidente de ventas de autobuses y camiones de Mercedes-Benz do Brasil.

Expertos en la industria han advertido que la prisa para expandir flotas propias podría exacerbar las presiones de mercado que provocaron las protestas de fines de mayo por parte de camioneros independientes que se quejaron de los altos precios del diésel y bajas tarifas de carga.

Grandes carreteras quedaron paralizadas por casi dos semanas, lo que llevó a que el Gobierno prometiera precios del combustible más predecibles y una tabla de tarifas mínimas de carga.

Volvo dijo en un comunicado que recibió "más consultas de algunos transportistas, pero hasta ahora esos contactos sólo han sido para estudios y evaluaciones, sin algún impacto real en las ventas".