México. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció este miércoles que aplazará hasta la próxima semana la presentación de su proyecto de reforma energética, inicialmente anunciada para esta semana, dado que aún la sigue preparando.

"Continúo preparando la presentación de la Reforma Energética que impulsará el desarrollo del país", señaló el mandatario mexicano a través de su cuenta de Twitter.

"He decidido anunciarla la próxima semana", apuntó Peña Nieto, quien el martes había reiterado en un acto público, el primero desde que fue operado el miércoles de la semana pasada de un nódulo en la tiroides, que la presentación de su iniciativa sería esta misma semana.

Tanto en el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) como en la Presidencia ha prevalecido un gran hermetismo sobre la fecha precisa en que será presentada la reforma energética, que definirá el futuro de la empresa pública Petróleos Mexicanos (Pemex).

El mandatario declaró la semana pasada que presentará su reforma para elevar la productividad y la competitividad del sector y "asegurar energía barata para los usuarios del país".

El conservador Partido Acción Nacional (PAN) y el izquierdista de la Revolución Democrática (PRD), que ya presentaron sus iniciativas de reforma energética, habían pedido al gobierno de Peña Nieto que pusiera sobre la mesa su proyecto.

La propuesta del PAN, el primer grupo parlamentario de la oposición, permite la incorporación de la iniciativa privada en la explotación de los recursos petroleros y propone cambios constitucionales para fijar un marco de competencia en el sector.

En tanto, el PRD apoya una reforma sin privatización de los recursos ni de Pemex, pero que sí incluya medidas para modernizar a esa empresa y dotarla de más autonomía.

La izquierda rechaza una reforma a la Constitución, que garantiza el monopolio del Estado en áreas estratégicas como la explotación de los hidrocarburos, mientras que el gobierno sí estaría abierto a hacer cambios a la Carta Magna.

Peña Nieto ha reiterado en numerosas ocasiones que Pemex no será privatizada, pero sí ha destacado la necesidad de modernizar la petrolera e incrementar la participación del capital privado en el sector.

El Gobierno también ha señalado que la reforma del sector surgirá del Pacto por México, el acuerdo de consenso político que Peña Nieto firmó el 2 de diciembre pasado con los líderes del PRI, del PAN y del PRD para impulsar importantes reformas estructurales del país.