La campaña “A todas luces” que reeditó la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE) por cuarto año consecutivo para el recambio de lámparas de bajo consumo volvió a recibir una “gran respuesta” de los consumidores residenciales.

Cuando falta menos de una semana para que culmine, el ente entregó 1.747.034 unidades de los dos millones previstas.

El gerente de Mercado de UTE, Juan Carlos Patrone, informó que eso representa un ahorro anual de 114.128 Megawattios/hora (MWh), bajo una hipótesis de que el 75% de las lámparas que fueron entregadas a los clientes residenciales a través de los locales de cobranza están efectivamente colocadas en los hogares. 

Asimismo, si se toma como base la energía anual comercializada con el sector residencial en 2012, el incentivo para utilizar lámparas de bajo consumo en lugar de las clásicas incandescentes equivale a un ahorro del consumo del 3,4%.

Eso significa que el ente pudo prescindir de la utilización de 55 MW de potencia instalada para atender la demanda. A modo de ejemplo, esa potencia equivale a uno de los seis generadores térmicos ubicados en Punta del Tigre (cada turbina en esa central genera 50 MWh). 

“Se trata por lo tanto de una central de ahorro equivalente a 55 MW de alta significación y construida por la sociedad, plegándose a una acción sencilla y que produce en cada hogar ahorros en el costo de la energía eléctrica”, destacó Patrone. 

Otro parámetro de comparación implica que esa potencia de ahorro equivale a un parque eólico con 25 aerogeneradores de 2 MW cada uno. La inversión en una granja eólica de estas características supera los US$100 millones.

Detalles. La cuarta edición de la campaña “A todas luces” comenzó en junio y culminará el 30 de septiembre. Por medio de la misma, cada cliente puede retirar con su documento dos lámparas de bajo consumo sin costo en las redes de pago Abitab. 

UTE invirtió en la compra y la distribución de los dos millones de lámparas de bajo consumo en los locales de pago unos US$2,5 millones. 

Desde que el ente comenzó con esta campaña en 2008, ya entregó más de cuatro millones de lámparas bajo consumo a la población.

El futuro. Dado el éxito que repitió el plan de este año, la  UTE no descarta retomar esa iniciativa el 2014, aunque el hecho de que las lámparas tengan una mayor vida útil que las incandescentes puede provocar que la estrategia apunte a otro objetivo. 

En ese sentido, Patrone comentó que el ente está interesado en firmar convenios con las nuevas viviendas de interés social que se están construyendo. UTE ya tiene convenio para la entrega de lámparas sin costos con instituciones como Mevir y la cooperativa de viviendas Fucvam.

Energía “barata” por represas. La represa de Salto Grande está recibiendo un gran caudal de agua de la cuenca del río Uruguay y por eso está cubriendo gran parte de la demanda energética del país. 

Según informó la Administración del Mercado Eléctrico (ADME), el embalse recibe aportes de 5.300 metros cúbicos por segundo. El resto de la demanda se atendía con las tres represas del río Negro (Palmar, Baygorria y Rincón del Bonete). 

UTE solamente debe apelar a los nuevos motores y la unidad 6 de la Central Batlle para completar el resto del consumo eléctrico.