Banco Mundial. Pakistán sintetiza el desafío de la energía renovable al que se enfrentan muchos países en desarrollo y emergentes. A pesar de los abundantes recursos renovables –que incluyen energía solar, eólica, hidroeléctrica y de biomasa– muy poco de este potencial ha sido utilizado. Al mismo tiempo, alrededor de un tercio de la población del país no tiene acceso a electricidad.

Pakistán tiene ambiciosos planes para proyectos de energía solar y eólica, y ha desarrollado un marco político amplio para las energías renovables, pero los proyectos sobre el terreno siguen siendo pocos y muy dispersos.

¿Cómo se explica esta brecha? “Una de las razones principales es la falta de datos fidedignos sobre los recursos”, dice Arif Alauddin, ex director ejecutivo de la Junta de Desarrollo de Energías Alternativas de Pakistán y actual director gerente del Centro Nacional de Conservación de Energía.

Aunque los mapas solares y eólicos de alto nivel se encuentran ampliamente disponibles, no contienen los datos específicos requeridos por los Gobiernos para comprender todo el potencial de recursos del país y que el sector privado necesita para identificar sitios específicos para el desarrollo.

Para enfrentar este desafío, Pakistán y otros ocho países se están uniendo con el Banco Mundial en un nuevo Programa de Trazado de Mapas de la Energía Renovable (REMAP, por sus siglas en inglés) para elaborar un mapa de los recursos energéticos renovables que, por primera vez, producirá datos nacionales exhaustivos de cada país. La iniciativa, coordinada y financiada por el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de la Energía (ESMAP, por sus siglas en inglés) (i) del Banco Mundial, cubrirá la elaboración de mapas del potencial de energía solar, eólica, de biomasa y pequeñas centrales hidroeléctricas.

“La importancia de este mapeo de recursos [para Pakistán] no debe ser subestimada”, dijo Arif Alauddin. “La escasez de energía del país no tiene precedentes, las tarifas están aumentando y las importaciones de petróleo están consumiendo una gran parte de los ingresos de exportación. Es necesario hacer un cambio y enfocarse en recursos internos de energía renovable”.


Además de Pakistán, los otros países que participan en la fase inicial del programa son Indonesia, Lesotho, Madagascar, Maldivas, Papua Nueva Guinea, Tanzanía, Viet Nam y Zambia. La iniciativa cuenta con un presupuesto cuatrienal de US$11,6 millones, que se espera se amplíe aún más dependiendo de la demanda de los clientes.

Para los países en desarrollo, el aumento de la tasa de energía alimentada por fuentes internas renovables es un componente fundamental para mejorar la seguridad y el acceso a la electricidad, fortalecer la situación fiscal nacional y transitar hacia un sector energético más sostenible. El nuevo programa proveerá fondos para mapeo de alta resolución, recopilación de datos en terreno, análisis geoespacial y evaluaciones ambientales estratégicas. El trabajo será realizado por unidades de operaciones del Banco Mundial, en estrecha consulta con los Gobiernos clientes.

“Esperamos que esta iniciativa tenga una función altamente catalizadora”, dijo Oliver Knight, especialista superior en Energía en ESMAP. “El mapeo de recursos es un paso crucial para proveer los fondos y la seguridad política que necesitan los desarrolladores de negocios para aumentar las inversiones en energías renovables. Además, las autoridades gubernamentales estarán mejor informadas de las negociaciones sobre proyectos específicos, y los donantes tendrán una idea más clara de las necesidades de datos y capacidad de los clientes, así como del potencial de la energía renovable”.

2914

Además de la elaboración de mapas, el programa respaldará una amplia variedad de actividades, que incluyen la consolidación y validación de los conjuntos de datos existentes, el trabajo de estandarización de metodologías de evaluación de recursos y el desarrollo de capacidades de instituciones y expertos locales. Se desarrollará un repositorio abierto de datos para facilitar el libre acceso a los mismos, y se pondrá a disposición información geoespacial (capas de SIG) a través de un nuevo portal en Internet. La información también estará disponible para el Atlas mundial de energía solar y eólica (i) que ha sido elaborado por la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) y la Reunión Ministerial de Energía Limpia.

El programa REMAP forma parte de una serie de actividades que el Grupo del Banco Mundial está llevando a cabo en respaldo de la campaña mundial Energía Sostenible para Todos (SE4ALL). (i) De acuerdo con el informe marco de seguimiento mundial en virtud de la iniciativa SE4ALL producido por un equipo interinstitucional liderado por el Banco Mundial -dado a conocer el 28 de mayo-, la proporción de energía renovable en la combinación de energía mundial debe aumentar del 18% al 36% para 2030 con el fin de cumplir con los objetivos de SE4ALL. Según el mismo documento, a partir de 2010 las energías renovables (excluyendo la biomasa), representaban solo el 1,6% del consumo total final de energía en África al sur del Sahara, y el 1,8% en Asia meridional.

“La iniciativa de mapeo de recursos abrirá una compuerta de posibilidades para grandes y pequeños inversores, así como para los consumidores que necesitan con urgencia nuevas opciones de energía”, dijo Arif Alauddin.