Sala de Inversión. Diversas repercusiones y análisis ha generado la firma del acuerdo que las petroleras YPF (YPF) y Chevron (CVX) suscribieron este martes para explotar el yacimiento de Vaca Muerta en Argentina.

Una de las proyecciones es que esta tratativa no se traducirá en un mejor balance de la empresa argentina en el corto plazo, según reveló el informe de Guadalupe Barriviera, de Sala de Inversión.

Especialistas consultados por Sala de Inversión América coinciden en que el convenio es bueno para la firma local pero su reflejo en la cuenta de resultados aparecerá más adelante en el tiempo, y en el segmento producción.

Los expertos resaltan, además, que sus acciones ya descontaban la operación, aunque el mismo día de su rúbrica subieron 3,50% en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA), el miércoles se incrementaron otro 6,40% y el lunes lo hicieron 5,40%.

Sin embargo, sobre estas alzas también pesaron un decreto presidencial que favorece al sector y el incremento del precio del dólar de los últimos días, factor que impulsó a los papeles argentinos en su conjunto.

El acuerdo con Chevron “para empezar está muy bien, pero se necesita más, son necesarios otros similares, con otras empresas, en función al potencial de Vaca Muerta. Falta tiempo y confianza. Los resultados serán visibles en el largo plazo”, dispara Agostina Nieves, analista del departamento de Research de Puente.

Una fuente del mercado que conoce bien a la empresa y al sector concuerda y agrega que “YPF necesita el apoyo de capital de otro socio para que vengan otros más, y el apoyo técnico del otro socio. YPF sola no puede con tanta inversión para el ambicioso plan que se había propuesto”.

El año pasado, el CEO de la firma argentina, Miguel Galuccio, anunció su nuevo plan estratégico, que incluía inversiones por US$37.200 millones hasta 2017, para elevar la producción de petróleo y gas.

El director de Futuro Bursátil, Santiago Llul, señala que “el dinero que se necesita para Vaca Muerta es muchísimo. (El empresario mexicano Carlos) Slim podrá poner plata ahora como accionista y también Petrobras podría sumarse. Hay que considerar que YPF no fue a buscar a alguien desconocido, fueron a buscar a Chevron, y eso demuestra que la empresa va por buen camino”.

En tanto, Nieves destaca que Vaca Muerta tiene un potencial “impresionante”. Solo China lo superaría en reservas de shale gas, y en cuanto a shale oil, ubicaría a la Argentina por detrás de Rusia, los Estados Unidos y China en cuanto a reservas.

“Es bueno el acuerdo con Chevron por el expertise y los conocimientos que tiene la empresa para la extracción”, agrega.

Desde Rava Sociedad de Bolsa, el analista Mauro Morelli discrepa con respecto a futuros posibles convenios con otras firmas.

“Es un inicio en todo sentido: Chevron también está comenzando. Y creo que en principio no habrá otros acuerdos. YPF tiene problemas en el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones del Banco Mundial), con Repsol y en captar recursos financieros, por eso se fue a Chevron puntualmente”, agregó.

A su vez, añade que lo más importante del acuerdo se verá reflejado en la producción de crudo de la compañía.

“YPF viene presentando desde 2003-2004 una disminución de producción. Ahora se va a tomar como reservorio y puede mejorar ese aspecto del balance”, indica el experto.

La argentina y la estadounidense firmaron un acuerdo en Buenos Aires para producir hidrocarburos no convencionales en el yacimiento de Vaca Muerta, ubicado en la provincia de Neuquén y que podría albergar una de las reservas de hidrocarburos no convencionales más grandes del mundo.

Chevron desembolsará en una primera etapa US$1.240 millones para ingresar al joint-venture y perforar 100 pozos de crudo en dos áreas, con una superficie total de 5.000 hectáreas.

Antes del acuerdo, el gobierno de Cristina Fernández publicó un decreto que facilita la inversión petrolera en el país, al establecer nuevos requisitos y condiciones para la participación en el régimen de promoción para la explotación de hidrocarburos.

La norma le da derecho a la firma a comercializar libremente en el mercado externo el 20% de la producción de hidrocarburos líquidos y gaseosos producidos en la explotación de Vaca Muerta sin pago de alícuotas o de derechos de exportación. Actualmente, deben abonar el 33% de retenciones efectivas.

Lo que asoma detrás del decreto es la situación energética de la Argentina. El país dejó de tener superávit energético en 2010. Durante los dos años siguientes, su balanza fue deficitaria por US$2.400 millones. Para 2013, la proyección que manejan en Puente es un déficit de 7.000 millones.

En Bolsa, los papeles de YPF acumulan en julio una subida de más del 25% y desde enero, avanzan 48%. Sin embargo, el año pasado, cayeron un 40,2%. Desde Futuro Bursátil, Santiago Llul considera que su nuevo piso es de 150-160 pesos argentinos.

En la jornada del miércoles, sus acciones cerraron a 146,30 pesos. Pese a esto, la sociedad bursátil sigue recomendando “comprar”, aunque por ahora “no va a pasar los 160 pesos, que es un precio razonable”.

En Allaria Ledesma coinciden con la sugerencia pero registran un precio objetivo de 155 pesos para fines de 2013. Mauro Morelli piensa que por el fuerte volumen que está teniendo el papel, “de mediano plazo puede ser una buena estrategia. Pero hay que considerar que va a haber una toma de ganancias y es una acción volátil”.