Moscú. El petróleo ruso sigue fluyendo a la Unión Europea a través de Bielorrusia, a pesar del fracaso de las negociaciones del sábado entre Moscú y Minsk para lograr un nuevo acuerdo sobre el suministro de crudo, dijo el domingo una portavoz del Ministerio de Energía de Rusia.

"Bielorrusia está demorando el proceso de negociación. Rusia ha hecho propuestas muy cómodas y sin precedentes sobre los suministros de petróleo sin aranceles pero Bielorrusia está exigiendo más", dijo la portavoz Irina Yesipova a Reuters. Yesipova no sabía si las negociaciones se reanudarían el domingo o la semana próxima.

El sábado, la delegación bielorrusa abandonó Moscú y Minsk acusó a Rusia de ignorar sus argumentos en un desarrollo que revive los temores a un recorte del suministro a Europa, que ya ha impulsado los precios del petróleo al alza.

Las negociaciones han fracasado repetidas veces durante el período de Año Nuevo, produciendo una breve interrupción de suministros a refinerías de Bielorrusia.

Europa, consciente de una disputa en el 2007 que cortó alrededor de un millón de barriles por día de suministros de petróleo ruso a través de Bielorrusia, está deseosa de que los ex estados soviéticos resuelvan sus diferencias.

La disputa más reciente, que se centra en los aranceles que Bielorrusia debe pagar por petróleo ruso, no afectó aún los suministros a Europa, pero fue un factor contribuyente al alza del petróleo esta semana a un máximo de 15 meses de más de US$83 por barril.

Rusia se ha enfrentado repetidamente con ex estados soviéticos por la fijación de los precios de la energía, lo que provocó que políticos de la Unión Europea y Estados Unidos acusen al Kremlin de usar su poder energético para poner de rodillas a sus vecinos.

Rusia dice que intenta colocar los precios de la energía y los pagos por tránsito en línea con el mercado después de subsidiar a sus vecinos durante muchos años bajo términos preferenciales. Gran parte de su petróleo y gas debe cruzar Ucrania y Bielorrusia para llegar a Europa.

Rusia permitió que Bielorrusia importe alrededor de 20 millones de toneladas de petróleo el año pasado a sólo el 35,6% del arancel total de exportación de crudo que prevalecía.

Rusia ha dicho ahora a Bielorrusia que puede comprar sólo 6 millones de toneladas de petróleo ruso, para propósitos domésticos, libres de impuestos.

Mientras Minsk sostiene que todo el petróleo ruso debería ser libre de impuestos, Moscú quiere pagos totales por cerca de 14,5 millones de toneladas por año de crudo que es mayormente refinado y reexportado.

Alemania y Polonia serían las más afectadas si la disputa perturba el tránsito de petróleo a Europa.