La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este miércoles la construcción de una fábrica estatal de cemento para abastecer la alta demanda interna producida por el auge del sector de la construcción en el país andino.

Morales afirmó que "no será necesario importar más cemento" para cubrir la demanda interna, como ocurre ahora.

"Tras muchos estudios, el Estado tendrá su fábrica de cemento en el municipio de Caracollo, en (el departamento andino de) Oruro", avanzó el mandatario.

La infraestructura costará US$306 millones, podrá industrializar 1,3 millones de toneladas de cemento al año y será construida cerca de los gasoductos que pasan por esa zona, detalló Morales.

Según el presidente, para el 2018 la fábrica estatal cubriría el 22% de la demanda interna de cemento.

La principal industria cementera de Bolivia es la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), que cuenta con una fábrica a 35 kilómetros de la ciudad de La Paz.

El 51% de las acciones de Soboce está en manos de un grupo de inversores encabezados por el empresario opositor Samuel Doria Medina, quien se postula como uno de los rivales de Morales en las elecciones presidenciales de 2014.