Mientras expertos advierten sobre los riesgos de construir la planta nuclear en la provincia argentina de Formosa, informaciones desde ese país señalan que en las márgenes del río Paraguay existen cinco lugares potenciales para construir un reactor nuclear de potencia del proyecto Carem (Central Argentina de Elementos Modulares) para generar energía en Formosa.

Esos sitios serían Colonia Bouvier, a 30 km al sur de Clorinda; riacho Montelindo y la Emilia, a casi 40 km al norte de Formosa (Capital); riacho Pilagá, a 24 km al norte de Formosa, y el riacho Tohué, al sur.

Aclara la información que estos cinco lugares figuran en un informe elaborado en 2011 por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) de Argentina, y que habrían sido elegidos por consideraciones “legales, geológicas y de provisión de agua” para el funcionamiento de la central nuclear eléctrica.

Para Raúl Montenegro, premio Nobel alternativo de dilatada trayectoria académica en universidades de Argentina, Estados Unidos, Suecia, Alemania, Austria y Canadá, 500 km a la redonda o 1.200 km, se convertirán en “zona de sacrificio” por los potenciales riesgos que podría devenir del reactor, si se volcara por ejemplo material radiactivo al río y/o a las napas acuíferas, afectando toda la zona del NEA (Provincias del Noreste Argentino) incluida la mayor parte del territorio paraguayo.

“Con residuos radiactivos de alta actividad que tienen una peligrosidad por más de 200 mil años”, declaró.

Las denuncias fueron difundidas por la Fundación para la Defensa y el Medio Ambiente (Funam) a la prensa local, nacional, internacional y organizaciones no gubernamentales.

Incluso, se mencionó un posible conflicto con Paraguay y que el nuevo gobierno que asumirá en agosto podría rechazar “absoluta e irrestrictamente” cualquier planta nuclear que se quiera instalar en zonas fronterizas, como ya argumentara la ministra de Defensa, María Liz García, que una planta nuclear “concibe en sí la misma posibilidad de desastres naturales y antrópicos”.

Si bien técnicos argentinos consideran que dicho país cuenta con “cierta tradición” en lo referente a instalación de reactores atómicos, no habría que olvidar que países con un mayor historial en construcción de centrales nucleares como la extinta Unión Soviética, fue víctima en los años ochenta del desastre atómico ocurrido con la planta de Chernobyl, a igual que la planta atómica de Fukushima en Japón, construida en 1971 acorde a las tecnologías más avanzadas del momento con asistencia de la General Electric de los EE.UU., y con la participación de la Hitachi y Toshiba que no pudieron prever el desastre nuclear ocurrido en el 2010.

El calificado técnico argentino ya había anticipado que “el reactor Carem es un reactor experimental que nunca ha sido construido, y solamente ha existido una unidad crítica en el RA8, donde se han probado partes del Carem, por lo tanto, sería el primero con lo cual todas las provincias del noreste argentino (NEA) y Paraguay, pasarán a convertirse en un lugar de experimentación de un reactor sin pruebas previas”.

El reactor RA-8 es una facilidad ubicada en el Centro Tecnológico de Pilcaniyeu en la Provincia de Río Negro diseñada para realizar experimentos relacionados con el diseño del reactor Carem.

También comentó que “esto serviría sólo para mostrar y eventualmente luego vender reactores parecidos, porque no se puede vender un reactor que nunca fue construido y Formosa sería un lugar de prueba”.

Además aseguró que “el Carem es el clásico reactor fracasado de la Argentina. Es el reactor que nunca se pudo construir, no es que es parte de un proceso de un sistema lógico de construcción".

Aclaró que “este es un reactor de historia fracasada. Fue experimental al comienzo, fue experimental al medio y sigue siendo experimental al final, porque no se puede mostrar a ningún formoseño ningún Carem en funcionamiento”.

Al comparar riesgos sostuvo que “en caso de un accidente, por ejemplo si golpeara un avión a la instalación quedaría liberado ese material”.

Qué es la Funam. La Funam es una ONG sin fines de lucro con reconocimiento internacional creada en 1982. Su sede se encuentra en la ciudad de Córdoba (Argentina) y trabaja para el desarrollo sustentable a nivel local, nacional e internacional. Tiene estatus consultivo ante el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC), y además recibió el Premio Global 500 de Naciones Unidas.