Montevideo.- La nueva revolución verde, pretende aumentar la producción de alimentos en el mundo, que ha sido transformado por el calentamiento del planeta y un fuerte crecimiento demográfico. Según el científico británico John Beddington, las nuevas tecnologías como los cultivos genéticamente modificados serán esenciales para cumplir los objetivos económicos, medioambientales y sociales.  Un crecimiento de la demanda de energía y del agua fresca de en torno al 50% y un aumento en la población mundial, hace necesario gestionar este tipo de cultivos.

Según publica Observa. en los últimos cincuenta años, la mejora de la productividad ha resultado en un incremento del 75% de las cosechas, pero el ritmo de crecimiento de los productos transgénicos es cada vez menor.