Sala de Inversión.  El paladio se está perfilando como una buena alternativa de inversión, en medio de un contexto donde el precio del oro y la plata acumulando pérdidas anuales de 23% y 35%, respectivamente.

El metal industrial aparece en escena y es mirado con buenos ojos al ser avalado por otro año de déficit de producción – el sexto en los últimos nueve – y el aumento de la demanda en la producción de catalizadores de automóviles para reducir la polución, según reporta el informe de Mónica Coronatti, editora de Sala de Inversión América.

En el momento en que las apuestas alcistas sobre el paladio de los gestores de fondos de cobertura se acercan a máximos históricos, otros metales de la misma familia como el platino, el rodio, el iridio o el rutenio registran bajas anuales. Y es que, además del uso industrial, el paladio cada día gana más fans en joyería, aunque el 67% del abastecimiento mundial de este metal se utilice en la fabricación de convertidores catalíticos preferentemente en motores de gasolina, aunque su uso está creciendo en los diésel en detrimento del platino, mucho más caro.

En cambio, el oro, bastión de los metales preciosos por excelencia, pierde su corona además de US$60.600 millones en inversiones este año que ha ocasionado la pérdida de confianza de los inversores en su (hasta ahora) incuestionable poder para salvaguardar riqueza.

Los fabricantes de catalizadores utilizarán más de 7 millones de onzas de paladio en 2014 o, aproximadamente, el 89% más que en la década anterior, según estimaciones de Morgan Stanley. Además, y de acuerdo con la firma IHS, las ventas de autos alcanzarán récord global este año.

CPM Group, la empresa de consultores de metales y minería con sede en Nueva York, predice que el déficit del mercado de paladio se mantendrá al menos hasta el 2024, dado que las empresas mineras tardarán una década en ponerse al día en la producción.

En tanto, el pronóstico de la firma Credit Suisse es que los déficits físicos del metal se mantendrán por unos tres años hasta 2016.

Productores como Anglo American Platinum Ltd. (AMS), el segundo mayor del mundo, no lograron adecuarse al ritmo de la demanda debido a los cierres de minas e interrupciones en las excavaciones del Sudáfrica, que ocasionaron las huelgas en reclamo a mejores condiciones laborales y salarios. A raíz de este delicado conflicto laboral, la producción de platino ha caído 10% y la de paladio 11% en lo que va de año.

Por otra parte, las ventas de las reservas rusas se desplomarán hasta 150.000 onzas en el 2014 desde el 1 millón de onzas registrado en 2010, señala un informe del banco británico Barclays Plc.
El precio de los futuros de paladio promediará unos US$800 la onza durante el primer trimestre del próximo año, representando 10% más que en la actualidad, y unos US$850 en 2015.

Aún más alcista es Capital Economics quien desde abril augura que el precio del paladio alcanzará los US$875 la onza a finales de 2014.