Las exportaciones de cacao peruano podrían verse afectadas a partir de este mes cuando entre en vigencia una medida sanitaria impuesta por la Unión Europa (UE).

El Reglamento No. 488/2014 busca regular el contenido máximo del Cadmio presente en varios productos alimenticios como el cacao con el fin de proteger la salud pública. El año pasado el Perú exportó más de US$240 millones anuales en cacao y derivados. Del total, el 50% de las ventas se dirigió al mercado europeo.

“El consumo de productos con alta concentración de cadmio causa efectos perjudiciales en el sistema respiratorio y reproductivo de las personas; siendo, lo más alarmante es su efecto carcinogénico. Debido a esto, la UE estableció un nuevo límite de concentración máxima de cadmio en la comida que se ubica entre 0,10 y 0,60 miligramos por cada kilo. Esta disposición supone un serio desafío para las 30 mil familias que producen cacao en el Perú”, señala Leandro Stella, gerente de Agronomía de Yara South Pacific.

El Perú tuvo cuatro años para adaptarse a la medida sanitaria impuesta; sin embargo, según los resultados de una investigación desarrollada por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), el Instituto de Cultivos Tropicales (ICT) y la Universidad de Florida en el 2017, el cacao peruano supera ampliamente el umbral permitido de cadmio por la UE, llegando incluso a ser el doble del máximo permitido para los chocolates y productos elaborados con cacao.

Solución. El Ministerio de Agricultura confirmó a mediados del año que viene realizando esfuerzos importantes para buscar la forma de eliminar el contenido de cadmio en las siembras de cacao. Sin embargo, debido a que el metal se encuentra en el aire, el agua y el suelo resulta difícil determinar cómo controlar o reducir su efectos en los cultivos.

Para el especialista de Yara, existe una manera práctica para reducir la absorción de cadmio por parte de las plantas. “La respuesta al problema está en una adecuada nutrición del cultivo. Los agricultores deben proporcionar una manejo integral de la nutrición del suelo y de las plantas para controlar la toxicidad del cadmio en el cacao”.

El mercado de fertilizantes ofrece una variedad de soluciones especializadas que contienen macronutrientes y micronutrientes capaces de paliar la retención de cadmio.

 Nutrir con zinc. La deficiencia de zinc es un problema común en el sistema de producción de cacao. Está demostrado que el cadmio y el zinc comparten un sistema de transporte común en la membrana plasmática de la célula radicular, por lo que utilizar un fertilizante con zinc mantendría un nivel foliar adecuado que limitaría la absorción del cadmio.

 Nutrir con azufre. El azufre, en niveles adecuados, aumenta la tolerancia de la planta al estrés por el cadmio. Además mejora la relación entre los nutrientes para las plantas permitiendo un óptimo desarrollo de la misma.

 Nutrir con calcio. El calcio y el cadmio son antagónicos que compiten por la absorción de la planta. Cuando la tierra presenta niveles bajos de calcio (como en la selva peruana), aumenta la captación de cadmio.

El obstáculo a esta solución yace en la insuficiente aplicación y falta de acceso de fertilizantes especializados. “El Perú cuenta con 150 mil hectáreas cultivadas de cacao. Menos de la mitad de esa extensión es fertilizada con productos simples (principalmente urea) y solo el 5% del área que utiliza fertilizantes, aplica soluciones que contienen azufre, zinc y/o calcio. Es decir, existe un alto potencial para el mercado de especializados y la posibilidad de reducir los niveles de cadmio”, concluye Stella.