Los problemas políticos entre Colombia y Venezuela siguen afectando considerablemente el comercio entre estos países. Según reveló la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex) este jueves, la caída en las ventas colombianas a ese país cayó 33% en 2009, frente al comportamiento de 2008.

Por ello el presidente de la agremiación, Javier Díaz Molina, hizo un llamado a la diversificación de los mercados a los que Colombia vende sus productos, haciéndo énfasis en la potencialidad de Asia y Europa.

Díaz señaló que si se adoptan los mecanismos adecuados para buscarle nuevos rumbos a los textiles, el cuero y el sector agroindustrial es posible en dos años reemplazar la golpeada relación económica venezolana de productos.

Aunque hizo énfasis en que no se trata de romper relaciones económicas con el vecino país, advirtió que se debe procurar desconcentrar la dependencia de las exportaciones nacionales, toda vez que hoy dependen en una gran medida de Estados Unidos, Venezuela y Ecuador, países que el año pasado tuvieron dificultades y que afectaron considerablemente el sector.